Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El control de la Red, a debate

Un bisturí en la controversia 'web'

Representantes del mundo de la creación cultural, Internet, la abogacía y el Gobierno discuten en la sede de EL PAÍS la polémica 'ley antidescargas'

La sede del diario EL PAÍS fue ayer el escenario de un apasionante debate en torno al tema que durante toda la semana ha incendiado los medios de comunicacion y los pasillos políticos: el controvertido anuncio por parte del Gobierno de que el Ministerio de Cultura podría bloquear mediante comision administrativa y sin necesidad de tutela judicial aquellas webs que faciliten el acceso a descargas de contenidos no autorizados. Los protagonistas de la batalla dialéctica: Álex de la Iglesia, presidente de la Academia de Cine; Julio Alonso, empresario de Internet y fundador de Weblog SL; David Cierco, director general de Sociedad de la Información en el Ministerio de Industria; Paloma Llaneza, abogada experta en nuevas tecnologías, y César Calderón, bloguero y ciberactivista. El debate estuvo moderado por Borja Hermoso, responsable de la sección de Cultura del diario.

Julio Alonso: "Es peligrosísimo introducir ese tipo de medidas"

David Cierco: "Todo lo que está pasando sólo demuestra transparencia"

César Calderón: "No me considero internauta, sino ciudadano"

Julio Alonso. En una disposición adicional de la Ley de Economía Sostenible, de la que no se supo nada hasta principios de esta semana, se creaba un órgano del Ministerio de Cultura que tenía potestad para cerrar webs, blogs y otro tipo de páginas de Internet. Aquí hay una objeción. Al artículo de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, que ya especifica algunas causas por las cuales esto puede suceder, pero que son muy taxativas, y que son de asuntos muy serios y muy graves, se le añade cómo es la protección de la propiedad intelectual....

Alex de la Iglesia. ...que no es grave. ¡Acojonante!".

J. A. (...) Estamos creando un mecanismo por el cual se puede bloquear cualquier página web. Obviamente nos dicen que en el reglamento se van a introducir una serie de garantías y cautelas. Pero a nosotros nos parece peligrosísimo introducir ese tipo de medidas. Porque tampoco sabes cómo se va a utilizar eso ahora, después, en otro Gobierno, en el mismo Gobierno... Además se permitía a esa comisión recabar datos de todo tipo a los operadores de Internet para identificar ese tipo de contenidos. Y esos son datos que atañen a la privacidad de los usuarios y entendemos que de ningún modo tienen que ser cedidos sin la intervención de un juez. No queremos un estado de excepción en Internet.

BorjaHermoso. ¿El Gobierno ofrecerá las mismas garantías para medios digitales que para medios impresos?

David Cierco. España está cambiando tremendamente, está cambiando la forma de cómo nos comunicamos y como consumimos. El cambio es tan marcado que en España somos 25 millones de internautas. Este gobierno ha favorecido este desarrollo, ha invertido más de 6.000 millones de euros para que en España tuviera una infraestructura de telecomunicación adecuada para que existieran esos 25 millones de usuarios. Pero todo está cambiando: la forma en la que producimos, la de cómo compartimos y la de cómo consumimos. Es verdad que puede haber habido errores en la redacción de la ley... pero no estamos matando a nadie, solo intentamos articular un mecanismo que en ningún caso va contra el internauta, sino contra quienes especulan con contenidos ajenos.

B. H. Los errores pueden haber sido, efectivamente, una falta de claridad en la redacción... porque esa tutela judicial de la que ahora hablas y que parece que todos comparten en el Gobierno no quedaba tan clara en esa redacción...

D. C. Claro que no quedaba tan clara, aunque todo lo que ha pasado estos días demuestra transparencia en la gestión. El redactado de la ley no ha sido el más acertado, pero no recuerdo a ningún ministro del PP que se haya reunido nunca en 24 horas con destacados internautas y blogueros para discutir un procedimiento de diálogo, porque estamos hablando de un anteproyecto... Un anteproyecto de ley es un proceso de dialogo que se abre con la sociedad civil y también con el parlamento. Pero también tenemos que reconocer que los internautas tenemos problemas de representación. Los que fueron ayer a ver a la ministra no dejaron de decir que no representaban a nadie...

César Calderón. Es que yo no me considero internauta, me considero ciudadano.

B. H. Álex, tú eres creador pero dijiste que no se pueden cerrar páginas web. ¿Cómo hacer compatible la libertad individual y la lucha por la especulación con contenidos ajenos?

A. D. L. I. Mi posición es intermedia porque soy usuario pero defiendo los intereses de los miembros de la Academia de Cine, los cineastas y creadores, por eso creo que estoy bien situado para entender los dos aspectos. Creo que hay cosas de la ley que no se han entendido bien y que son positivas. Nunca se ha hablado de poner problemas al usuario, nunca se le va a penalizar, y eso es básico. El usuario puede contactar con quien quiera y descargarse lo que quiera siempre que ese contenido no venga de una página web que se lucre con el trabajo de otros. En este momento, el cine y la industria audiovisual están sufriendo como nunca, se están cayendo productoras. No estamos hablando de las grandes compañías, estamos hablando de familias, joder, familias que están perdiendo su trabajo por culpa de páginas web que venden sus películas.

B. H. ¿Te da envidia pensar en legislaciones más duras como la francesa o la inglesa?

A. D. L. I. Por primera vez este país se ha puesto a hacer las cosas hablando, como se deben hacer. La ley francesa es dura pero si está bien aplicada yo creo que funciona.

C. C. No, porque penaliza al usuario. No penaliza al que pone los contenidos sino que penalizaría por ejemplo a la empresa en la que trabajo, en la que colocamos bastantes archivos p2p que intercambiamos unos con otros, eso no se puede discriminar.

J. A. Pero no hablamos de eso hoy...

C. C. La ley Hadopi francesa penaliza fundamentalmente a los usuarios, igual que lo que se ha aprobado en el parlamento europeo, por cierto votada a favor por el Partido Popular allí mientras aquí defienden exactamente lo contrario. Pero yo quiero elevar el partido un poco y decir que vivimos tiempos fascinantes. Tiempos en los que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Cuando analicemos dentro de unos años lo que ha pasado, veremos que es la primera vez que un grupo de ciudadanos distintos, diversos, de distintos colores, ideologías, posiciones... han hecho doblar la rodilla por primera vez a uno de los lobbies más importantes de este país.

A. D. L. I. A mí lo que me da miedo es que precisamente el poder de Internet haga tomar medidas populistas muy tristes. Que piensen una cosa y luego otra porque les asusta Internet...

B. H. Paloma, has publicado un artículo en EL PAÍS titulado El diablo está en los detalles...

Paloma Llaneza. ... es que no puedo estar de acuerdo con ese manifiesto, ni muchísimo menos, ni con esa candoroso movimiento político que se ha producido en la Red. A mí me gustan mucho los movimientos de sociedad civil, creo que en Estados Unidos se hacen de manera espectacular y lo que más me gusta es que se hacen con una lista de objetivos claros. (...) Por otra parte, me parece mal legislar cuestiones nucleares -como es la propiedad intelectual- mediante una disposición adicional. Y me parece muy mal por parte del Ministerio de Cultura que no se ponga en contacto con el Ministerio de Industria, porque esto depende de operadores y los operadores tienen que prestar un servicio que se llama servicio universal y en el servicio universal está comprendido el acceso viable a Internet, de tal manera que igual que no le puedes cortar el teléfono a alguien, no le puedes cortar Internet.

A. D. L. I. A mí me han cortado Internet un par de veces.

P. L. Será porque no pagas...

J. A. Todos los que estamos en armas contra esto estaríamos dispuestos a aceptar si hubiera disposición judicial y tutela previa para saber cuáles son las infracciones de la propiedad intelectual y señalarlas para que la policía pueda actuar. Eso me parece perfecto.

B. H. David, ¿cómo vive ahora mismo el Gobierno esta contradicción a la que alude Julio?

D. C. Todo esto está sujeto a interpretación. Aquí se habla de derechos fundamentales y en la ley, tal y como está redactada, no se dice en ningún caso que esté dirigida a las personas. Creo que es el primer malentendido que se está dando.

P. L. Si se hubiera redactado con más tino y de verdad se hubiera redactado el texto durante seis meses, esto no hubiera pasado. Es cierto que estamos en un momento crítico porque el sistema de protección de la creación actual no nos sirve. Está basado en un modelo que se creó en el siglo XVII en Inglaterra y poco tiene que ver con nuestra realidad. Es un modelo en el que no se protege lo que hay dentro del libro, sino la carcasa. (...) Y con el debido respeto a Álex: el trabajo de mucha gente y la comida de sus hijos es importante, pero nos estamos jugando el secreto de las telecomunicaciones, la libertad de expresión.

A. D. L. I. Para cuando quieren intervenir los jueces, mi película ya está en las redes y más que pirateada...

J. A. Álex, el problema de la industria cultural y su modelo es mucho más profundo que esto. Estáis en ¿dónde está mi queso? Ha cambiado el modelo de negocio y esa no es la solución a los problemas. Adiós a la Arcadia que adoramos. El mundo ha cambiado. Son maneras de negocio totalmente distinto.

A. D. L. I. Mira, yo tengo amigos que estrenan una película y al día siguiente está colgada. Lo dicen y les contestan: "Mejor no te quejes".

D. C. Pues que se persiga. La creatividad y la innovación han de ser protegidas. El presidente del Gobierno dejó ayer bien claro que no se cerrará ninguna página. También se ha dicho claramente que no se va a ir a por los internautas.

A. D. L. I. A mí me parece que se quiere contentar a todos y que ha sido una bajada de pantalones. Ahora dicen que no se cierra ninguna web. ¡Si la web es ilegal, se cierra! Que se diga que las que son con ánimo de lucro se cerrarán. Se trata de eso. No de contentar a todo el mundo.

P. L. Le tengo que decir a Julio Alonso que en el artículo 8, en estas leyes de corto y pego y coloreo, terminan por decir que cuando está en juego la libertad de expresión ya sí se recurre al juez. (...) Sí se pueden cerrar las que no respeten la propiedad intelectual, así que sí se cerrarán. No puede decir el presidente del Gobierno que no se cerrará ninguna web, porque anda que no hay contenidos de todo tipo...

J. A. Parte de la campaña de comunicación de esta medida ha sido decir que esto no afecta a los usuarios. Claro que afecta. Es como ir a los feligreses de una religión y decirles: "no os preocupeis, no vamos contra vosotros, sólo vamos a quemar vuestras iglesias".

A. D. L. I. Mientras estamos debatiendo la industria se está yendo al carajo. Pero todos sabemos qué es lo que hay. Es muy fácil vehicularlo todo hacía los pequeños niños que tienen blogs. Pero ¿a quién beneficia las descargas? Si se anuncia "Descargate tarifa plana", ahí esta la clave.

J. A. La gente no sólo se descarga películas, se descarga también otras cosas...

A. D. L. I. Sí, claro, se descarga adornos florales. Mira, vosotros estáis protegiendo algo que va a venir. Nosotros, algo que hemos hecho y que nos estamos tapando la cabeza para tratar de que las hostias que recibimos no nos machaquen.

C. C. Tenemos la posibilidad de exportar tecnología y de construir un modelo de economía sostenible. Tenemos que crear una industria de contenidos capaces de competir en otros mercados. Es un debate fascinante.

A. D. L. I. Ya has dicho dos veces la palabra fascinante y lo que a mí me parece es que la cosa es angustiante. La situación es insostenible. La industria está en una situación terrible.

C. C. La reconversión está aquí. ¿Qué pasó con Altos Hornos?: reestructuración. Está claro que si no os movéis, os quedáis fuera...

A. D. L. I. ¿Me vas a hablar de la reconversión? No, si encima la culpa la vamos a tener nosotros. Hago una película, invierto mi dinero y me la cuelgan al día siguiente.

B. H. ¿Crees que la industria cultural ha estado a la altura a la hora de imaginar nuevos modelos de negocio ante la que se le venía encima?

A. D. L. I.: Sin duda que no. No hemos sido lo suficientemente rápidos. Hemos perdido el tiempo y no hemos visto venir al lobo en absoluto.

B. H. ¿La situación de la ministra de Cultura es delicada?

A. D. L. I. La mujer está intentando solucionar este tema tan complejo hablando con todos los sectores implicados. Fomentando el diálogo, reuniendo a los distintos grupos. ¿Qué ministro ha sido capaz de reunir a todos los sectores de una industria?

J. A. Bueno, ayer nos reunió a todos porque había 60.000 páginas en Internet con el manifiesto y porque el tema estaba hirviendo. Si no, no nos hubiese reunido. No hay nadie de Internet que haya sido consultado en este proceso durante los seis meses de preparación antes de la publicación a traición del anteproyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 2009