Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliart pide al Congreso reformar la ley para que TVE tenga más dinero

En su primera comparecencia, el futuro presidente de la Corporación reclama medios para mantener la independencia y afrontar el reto tecnológico

Hacía muchos años que no comparecía en el Congreso de los Diputados, y ayer Alberto Oliart, ex ministro de UCD, lo encontró cambiado. Extrañó los micrófonos y la sala en la que se reunió la Comisión Consultiva de Nombramientos para evaluar su idoneidad antes de ser designado consejero (y futuro presidente) de RTVE. Oliart, de 81 años, superó el trámite. A su favor votaron PSOE, PP, CiU y Coalición Canaria, mientras que PNV e IU optaron por la abstención.

Oliart había llegado a la sala acompañado por el presidente del Congreso, José Bono. Durante poco más de una hora expuso su plan de acción y se sometió al examen de los diputados. Echó mano de la nostalgia (recordó sus tiempos de UCD o sus conversaciones con Joan Raventós) y avanzó que su objetivo primordial será conservar la calidad y la audiencia de la radio y la televisión pública en la era digital. Con tono enérgico, aseguró que RTVE tiene "que estar disponible en todos los medios tecnológicos y sobre todo en los interactivos", aunque admitió no comprender -"espero que mis nietos me enseñen"- cómo se puede ver la televisión en el móvil o el ordenador.

"Me pueden bajar el sueldo, pero esos fondos me los tienen que dar"

Para afrontar estos retos, advirtió de que necesitará más recursos económicos. "No oculto que nos va a faltar dinero", dijo Oliart, que se mostró dispuesto a pedir la modificación de la ley para conseguir un presupuesto mayor, y a acudir, si fuera preciso, a la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y a la segunda, Elena Salgado. Sin dar cifras, calibró que ese dinero extra sería necesario para mantener la independencia y para poner en marcha la televisión de alta definición, "no para florituras".

"Me pueden rebajar el sueldo, pero ese dinero me lo tienen que dar y espero que esta comisión me ayude", dijo categórico. Y lanzó un aviso: "Les censuraré si no me ayudan a conseguir ese dinero". A cambio, prometió austeridad y ahorrar hasta "la última peseta". Oliart matizó que prefería hablar en pesetas mejor que en euros y para subrayar el alcance de su compromiso recordó que un euro equivale a 166,386 pesetas. Para el próximo año, RTVE contará con un presupuesto de 1.200 millones de euros (199.656 millones de pesetas), una cifra que viene tasada en la ley de financiación que entró en vigor el pasado 31 de agosto.

Además de las reivindicaciones presupuestarias, Oliart se declaró firme defensor del servicio público de televisión -"al igual que la sanidad o la escuela"- y de los principios de veracidad, neutralidad e imparcialidad. Y adelantó, tajante, que no renunciaría a competir con las cadenas privadas: "No voy a ceder ni un punto. Si se lo ganan, chapeau. Si lo tienen porque me lo quitan con malos modos, acudiré al tribunal de la Competencia".

También anunció su intención de dar un giro al Canal Internacional, una iniciativa aplaudida por los miembros de la comisión parlamentaria, y especialmente por su presidente. Bono afirmó que el Canal Internacional es "manifiestamente mejorable" y confesó sentir "vergüenza" al conectarlo cuando viaja fuera de España.

Oliart no eludió uno de los aspectos más polémicos que han rodeado su designación: la edad. "El primer sorprendido fui yo. Pero me hablaron de la palabra consenso y mi respuesta no podía ser 'no". Ana Oramas, en nombre del Grupo Mixto, no se anduvo con rodeos y le preguntó -"con todo mi cariño"- si hubiera nombrado a Oliart, de 81 años, para este reto. En tono cordial, y tuteando a la diputada, respondió: "Yo sí nombraría a una persona de 81 años, pero no a mí mismo. Pero me lo han pedido y creen que valgo para esto. Me he tirado sin paracaídas".

Tanto el portavoz del PSOE, Óscar López, como el del PP, Ramón Moreno Bustos, elogiaron el consenso de ambos partidos en torno a Oliart, mientras que la portavoz de CiU, Montserrat Surroca, alabó su sensibilidad hacia "el hecho catalán". Más beligerante fue el diputado del PNV José Ramón Beloki, según el cual la defensa de principios generales no es "suficiente" para considerarlo idóneo para el cargo. Gaspar Llamazares, por IU, matizó que la candidatura de Oliart no haya sido fruto del consenso parlamentario y acusó al Gobierno de "estrangular económicamente" a RTVE con la supresión de la publicidad.

El nuevo modelo de financiación

- Presupuesto. La ley de financiación de RTVE, aprobada el pasado verano, fija el presupuesto de la Corporación. Para el bienio 2010-2011 establece que los ingresos y gastos no podrán superar los 1.200 millones de euros. Y en caso de que se supere esa cifra, el dinero extra ingresado se traspasará al Tesoro.

- Ingresos. A partir del próximo año, con el fin de la publicidad en TVE, los ingresos procederán (hasta un tope de 330 millones) de la tasa que el Estado cobra por el uso del espacio radioléctrico, así como de las aportaciones de las televisiones privadas y los operadores de telecomunicaciones. El Gobierno completará el presupuesto con una subvención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009

Más información