Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas investiga si la ley de financiación de RTVE incumple la normativa comunitaria

Tiene dudas sobre las tasas a los operadores de televisión y telecomunicaciones para costear la supresión de la publicidad

La Comisión Europea ha decidido abrir una investigación sobre el nuevo sistema de financiación de Radio Televisión Española (RTVE) por considerar que las tasas que la ley impone a los operadores de televisión y telecomunicaciones para sufragar los costes derivados de la supresión de los anuncios publicitarios podrían incumplir las normas de la UE sobre redes y servicios de comunicaciones electrónicas. "La Comisión no pone ninguna objeción a la retirada de la publicidad, pero tenemos que evaluar la manera en que se financia esta reforma", afirma la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, en un comunicado.

No obstante, Kroes insiste en que el Ejecutivo comunitario apoya la decisión del Gobierno español de "poner mayor énfasis en la misión de servicio público" de RTVE porque "coincide con la política de pluralidad de los medios de comunicación que la UE apoya, y tiene la ventaja de reducir sensiblemente el riesgo de interacciones negativas desde el punto de vista de la competencia entre actividades públicas y comerciales".

El nuevo modelo, que entró en vigor el 1 de septiembre, suprime la publicidad en TVE y obliga a los operadores de telefonía a contribuir a la financiación de la televisión pública con el 0,9% de sus ingresos, a las cadenas privadas en abierto a aportar el 3% y a las de pago el 1,5%. La Corporación también recibirá el 80% de la recaudación por el uso del dominio público radioeléctrico, hasta una cantidad máxima de 330 millones de euros. Hasta ahora, las compañías telefónicas han sido las más críticas con el mecanismo, y estudian denunciar la tasa que se les impone para financiar a la corporación pública.

Bruselas no pudo evaluar esta reforma antes de su entrada en vigor porque el Gobierno no se la notificó previamente. Sin embargo, explica la Comisión en la nota, "España ha cooperado activamente con la Comisión en la investigación que ha conducido a la actual decisión".

El Ejecutivo comunitario tiene ahora que determinar "si el nuevo sistema de financiación de RTVE excluye la posibilidad de una compensación excesiva y si los gravámenes recientemente creados son compatibles con la normativa de la UE, en especial con las normas relativas a la autorización de redes y servicios de comunicaciones electrónicas".

Tras conocerse la decisión de la Comisión, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha emitido un comunicado en el que asegura que "el modelo se atiene a la normativa europea vigente" y estima que "la decisión es oportuna en la medida en que permitirá despejar cualquier tipo de duda en torno a la compatibilidad" del nuevo sistema de financiación de RTVE con la legislación de la UE.