Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANDIDATOS A ALTO REPRESENTANTE

Londres paraliza la elección de la nueva cúpula europea

La insistencia de Brown en la candidatura de Blair bloquea los nombramientos - Alemania y Francia presentarán hoy un aspirante común

La insistencia de Gordon Brown en mantener la candidatura de Tony Blair para la presidencia de la UE, a pesar del rechazo generalizado que ha provocado, bloquea los nombramientos de los dirigentes de la Unión. El acuerdo de consenso alcanzado entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para que el primer ministro belga, Herman Van Rompuy, sea el primer presidente de la Unión Europea tropieza con la resistencia del primer ministro británico en favor de su predecesor en el cargo. Además, la iniciativa franco-alemana ha causado también malestar a Fredrik Reinfeldt, primer ministro de Suecia, que ostenta la presidencia de la Unión y a quien como tal corresponde hacer las propuestas de nombramientos.

El empecinamiento británico es visto en Bruselas en clave de negociación política

En un clima de incertidumbre absoluta y con más de veinte nombres en danza, diez para presidente y otros tantos para alto representante, se reúnen hoy en Bruselas los dirigentes de los Veintisiete para intentar alcanzar un acuerdo sobre los futuros máximos mandatarios de la Unión. La negociación está completamente abierta y "todo el mundo se está preparando para las sorpresas", según fuentes comunitarias. En cualquier caso, aunque la reunión se celebrará en el curso de una cena, la presidencia sueca ha ordenado los preparativos para un posible desayuno para mañana, por si se prolongan las negociaciones.

Reinfeldt ultima los contactos y las entrevistas para poder presentarse en el Consejo con dos nombres que obtengan el apoyo suficiente. Aunque el acuerdo debe tomarse por mayoría cualificada, la presidencia sueca intenta el máximo consenso, de manera que si algún candidato no tiene el apoyo de todos, al menos no sea rechazado por ningún país.

A pesar de las amplias disparidades, Herman Van Rompuy, el hombre que puso orden al desbarajuste gubernamental de Bélgica, continúa siendo favorito para la presidencia al contar con el total apoyo de Merkel y también de Sarkozy. La canciller alemana manifestó ayer que "Francia y Alemania actuarán de común acuerdo y no uno contra otro". Merkel añadió: "Soy optimista, [creo] que llegaremos a un acuerdo mañana [por hoy] por la noche".

Si finalmente Van Rompuy no logra el apoyo necesario, sus principales competidores -según los distintos medios de comunicación, pero no según sus posibilidades reales- son los primeros ministros Jan Peter Balkenende (Holanda) y Jean-Claude Juncker (Luxemburgo), y la ex presidenta de Letonia Vaira Vike-Freiberga. Sin olvidar al ex primer ministro británico Tony Blair, que sigue contando con el pleno soporte de Brown. También en esta lista se ha incluido al antiguo canciller austriaco Wolfgang Schüssel.

El empecinamiento de Brown se ve en Bruselas en clave de negociación política, pensando sobre todo en lo que pueda obtener en compensación si no coloca a su candidato. La diplomacia británica es bien conocida en la UE por su habilidad en este tipo de negociaciones. Hasta ahora se apuntaba que si Reino Unido no conseguía el puesto para Blair, podría obtener en compensación el cargo de alto representante para su titular de Exteriores, David Miliband, a pesar de los reiterados desmentidos de este último. En última instancia, Londres podría verse compensado con una de las tres comisarías económicas (Asuntos Económicos y Monetarios, Mercado interior y Competencia), que cada vez han adquirido más relevancia.

Para el puesto de Alto Represente de la Política Exterior y Defensa de la Unión se han barajado también los nombres del ex ministro de Exteriores Joschka Fischer (Alemania), el ex primer ministro Massimo D'Alema (Italia) o el titular de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos. También concurren para dirigir la diplomacia europea la británica Catherine Ashton, comisaria de Comercio, y la ex ministra de Exteriores francesa Élisabeth Guigou. El presidente de Estonia, Toomas Ilves, se ha ofrecido para cualquiera de los dos puestos.

La dinámica y las reglas de las negociaciones prevén seleccionar primero al presidente y después, en función de sus características, al alto representante. De manera que si el presidente es un hombre o una mujer del Partido Popular Europeo y de un país pequeño, el alto representante procedería de la socialdemocracia y de un país grande. La alta posibilidad de que no salga elegida ninguna mujer ha provocado numerosas muestras de protesta por parte de políticas y parlamentarias europeas, como las que se manifestaron ayer en Bruselas.

La manera en que se están realizando las negociaciones entre bastidores está acrecentando las divisiones entre los Estados y provocando fuertes críticas por su falta de transparencia, como las expresadas por Daniel Cohn-Bendit. El antiguo líder de la revuelta de Mayo del 68 señaló al periódico Libération que las maniobras por el reparto del poder son "desesperantes". "Son una caricatura de la democracia. Uno tiene la sensación de que los Veintisiete, y sobre todo Merkel y Sarkozy, buscan personalidades que no les hagan sombra", aseguró el jefe de filas de Los Verdes en la Eurocámara.

páginas 34 y 45

-7dion: form-data; name="datos[presentacion]"

Las pasadas semanas han sido una ruleta en la que han girado hasta una veintena de nombres para cubrir los dos nuevos puestos de presidente permanente del Consejo y de alto representante y vicepresidente de la Comisión. Algunos de los mencionados son:

Competencias

Presidente de la Unión: - Preside el Consejo Europeo, la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

- Vela por la preparación de los Consejos y por que se cumplan sus acuerdos.

- Busca la cohesión y el consenso en el Consejo.

- Informa a la Eurocámara.

- Representa a la UE en la escena internacional.

Alto representante:

- Será vicepresidente de la Comisión.

- Preside los Consejos de Asuntos Exteriores con los ministros de Exteriores.

- Tutela y ejecuta la política exterior y de seguridad común.

- Dirige el diálogo en nombre de la UE y la representa en organismos internacionales.

- Encabeza el Servicio Europeo de Acción Exterior, que tendrá delegaciones en 130 países.

CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA

Las pasadas semanas han sido una ruleta en la que han girado hasta una veintena de nombres para cubrir los dos nuevos puestos de presidente permanente del Consejo y de alto representante y vicepresidente de la Comisión. Algunos de los mencionados son:

Jan Peter Balkenende

- Primer ministro holandés, de 53 años. Ha potenciado el papel internacional de su país, invitado al G-8 y al G-20. Se le reprocha que apoyara la invasión de Irak y que era primer ministro cuando, en 2005, los holandeses rechazaron la Constitución Europea.

Herman Van Rompuy

- Primer ministro belga, de 62 años. Desconocido fuera del país. Es el candidato de Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, que valoran su capacidad como mediador. Juega en su contra el recelo de los países medianos y pequeños ante el rodillo franco-alemán.

Vaira Vike-Freiberga

- Ex presidenta letona, de 71 años. Llamada la "Dama de Hierro del Este".

Le favorecen las demandas de que haya una mujer en la cúpula europea. Merkel le ha restado posibilidades al pedir que el futuro presidente tenga experiencia ejecutiva europea.

CANDIDATOS A ALTO REPRESENTANTE

David Miliband

- Ministro de Exteriores británico, de 44 años. Aportaría al nuevo cargo la mentalidad global que caracteriza a Reino Unido. Gordon Brown, sin embargo, ha dicho que Tony Blair

es el único candidato británico.

Massimo D'Alema

- Fugaz primer ministro italiano, de 60 años. También se ocupó de Exteriores. Su pasado comunista le resta puntos ante los países del Este de Europa.

A falta de Miliband, es el candidato de la izquierda europea para el puesto.

Miguel Ángel Moratinos

- De 58 años y con larga experiencia en el conflicto de Oriente Próximo. En su contra juega que le precede otro español, Javier Solana, y que sería un ibérico más, junto con el portugués Barroso, en la Europa de los equilibrios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 2009

Más información