Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación de la corrupción | EL INTERROGATORIO JUDICIAL AL PRESIDENTE VALENCIANO GRABADO EN VÍDEO

Juez: "¿Qué le debe a usted el señor Pérez?" Camps: "Los valencianos me deben mucho"

El 20 de mayo, el juez José Flors, instructor del caso por supuesto cohecho impropio contra cuatro dirigentes del PP valenciano, entre ellos el presidente Francisco Camps, tomaba declaración a los imputados. Durante el interrogatorio a Camps, el juez puso la grabación de una conversación incluida en el sumario. Hablaban, el 7 de enero pasado, Álvaro Pérez, El Bigotes, jefe de Orange Market, la empresa valenciana de la red Gürtel, y Francisco Camps:

Álvaro Pérez. ¿Has leído mi tarjetón?

Camps. Muchísimas gracias, ¿eh?

Á. Bueno, escucha, tu... ¿Has leído mi tarjetón?

C. Sí, sí, sí...

Á. Bueno, pues fíjate, fíjate si te debo...

El juez Flors quiso saber qué encerraba ese mensaje de El Bigotes y preguntó a Camps:

"El propio traje es el mejor justificante", alegó Camps al no tener recibo

Juez. ¿Qué le debe a usted el señor Pérez?

Camps. Todos los valencianos me deben mucho porque he sacado adelante la Comunidad Valenciana. Los valencianos me gritan "presidente, presidente" cuando me ven por la calle.

Juez. No, señor Camps, lo que le pregunto es ¿qué le debe el señor Pérez?

Camps. Todos reconocen mi empuje como presidente.

Juez. Bien, es suficiente.

Esta conversación forma parte del interrogatorio grabado en vídeo que han reconstruido para EL PAÍS algunas de las partes que han tenido acceso al mismo.

El presidente valenciano evitó responder a una pregunta que iba directa al corazón del supuesto cohecho impropio cometido por Camps. En la conversación de éste con El Bigotes se hablaba de tres regalos, supuestamente muy caros, que el responsable de Orange Market había enviado a Camps, a su mujer y a su hija. Para entonces, Orange Market había conseguido de la administración valenciana numerosos contratos, muchos de ellos sin concurso, por un monto de siete millones. "Desconozco si se han concedido contratos a Orange Market desde Presidencia de la Generalitat", afirmó Camps.

En su declaración ante el juez sobre los regalos de El Bigotes, Camps se defendió así: "Devolvimos el reloj, la pulsera y una cinta de cuero con una medallita que había regalado a mi hija. Los devolvimos en la farmacia de mi esposa". En la conversación del 7 de enero, Camps le pasa el teléfono a su mujer para que hable con El Bigotes y se escucha lo siguiente:

Isabel (esposa de Camps). Con el [regalo] mío te has pasado 20 pueblos.

Álvaro Pérez. Si es un... si es un detallito, hazme caso.

I. Un detallito, ja, ja, ja.

Á. Qué dices...

I. Eso lo tenemos que hablar.

Á. Vale, va. Lo hablamos cuando tú quieras.

I. Detenidamente... no, en serio.

Á. Vale, vale. Oye, escucha, ¿le ha gustado a Isabel el suyo?

I. De eso también tenemos que hablar, es que le está pequeño.

Á. ¿Le está pequeña?

I. Es que [es de] tamaño de niña pequeña, y mi...

Á. Es que yo pensaba, que sería la muñequita como la tuya.

I. Mi niña... no.

Á. Ah... claro, es que he pensado en la muñeca de una chica muy joven, como tú.

I. Claro, claro, ja, ja, ja. Yo no me la he probado.

Á. No te preocupes que eso lo arreglamos. Pero... ¿Le ha gustado la medallita?

I. Sí, le ha gustado, le ha encantado.

Á. Vale, me alegro, vale, vale. Oye, pues entonces no te preocupes que yo mañana...

I. Y ahora hablamos, porque es que es muy fuerte, no en serio.

Á. ¿Quién está fuerte?

I. No, en serio, no me lo voy a quedar.

Á. ¿Quién está fuerte? Es que no te oigo bien, no te oigo nada.

El juez también preguntó a Camps por qué no guardaba facturas ni tiques de las prendas que, según la investigación, le regaló la trama corrupta.

Camps. El mejor justificante es el propio traje.

El presidente reconoció en su declaración que El Bigotes le puso en contacto con la tienda de Milano en Madrid en la primavera de 2003, donde al principio no compró nada. Posteriormente, le enviaron cuatro trajes que devolvió porque no le sentaban bien. A finales de 2006, sus encargos se trasladaron a la tienda Forever Young, adonde se había incorporado a su vez el sastre José Tomás. Allí encargó dos trajes que recibió a principios de 2007 y que pagó, según Camps, en efectivo. Después encargó otro en marzo de ese año, que también pagó en efectivo, como así hizo después con otros tres trajes y unos zapatos.

Juez. ¿Cómo puede explicar que no conservara ningún tique a efectos de posibles arreglos en las prendas?

Camps. El mejor justificante es el propio traje (...) No tengo por costumbre pedir tiques. El dinero para pagar los trajes lo sacó mi esposa del banco y de la caja de una farmacia que tiene en el centro de Valencia y de la que es copropietaria (...) En una ocasión, al ir a pagar en metálico, me faltó una pequeña cantidad y se la solicité a mi escolta.

El sastre José Tomás ha negado que el presidente se pagara sus trajes. Ningún empleado de Forever Young vio nunca pagar a Camps. Y en los registros de la tienda, los trajes de Camps aparecen como abonados por las empresas de la trama corrupta.

El juez le preguntó si El Bigotes le había prestado trajes para sesiones fotográficas -tal y como aseguraba Álvaro Pérez en una conversación telefónica con uno de sus socios-, pero el presidente lo negó. Camps admitió que llevó un frac y un chaleco, de la tienda de José Tomás, que devolvió después de usarlos.

Juez. ¿Por qué llamó usted al sastre José Tomás para hablar de las facturas de los trajes?

Camps. El diario EL PAÍS iba a publicar la factura de Milano. Yo hablé con un periodista de EL PAÍS y logré parar la edición. José Tomás me dijo que era un problema de contabilidad.

El juez Flors no dio mucho crédito al presidente valenciano y decidió sentarle en el banquillo para que fuera juzgado por un delito de cohecho impropio. Camps recurrió y la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Valencia decidió, por dos votos a uno, archivar el caso. El fiscal recurrió ante el Supremo esta decisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de noviembre de 2009