Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y Francia exigen a Irán una respuesta formal

Teherán presenta una contrapropuesta sobre el envío de su uranio al exterior

Viena / Teherán

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) recibió ayer la respuesta oficial iraní al plan para desbloquear la crisis nuclear, en la que se incluyen modificaciones que afectan a la esencia del preacuerdo alcanzado en Viena con las potencias occidentales. Aunque el OIEA no difundió el contenido del documento, diplomáticos occidentales revelaron que Teherán ha pedido que la entrega de sus reservas de uranio a Rusia -para que sean procesadas y devueltas como combustible nuclear- debe efectuarse mediante varias remesas, y no en un solo envío, como desea Occidente.

"Están convirtiendo esto en una negociación", dijo uno de los diplomáticos conocedores del contenido del documento iraní. "Pero no tiene sentido que lo hagan de esta manera. Su respuesta es inaceptable".

El régimen islámico pretende entregar sus reservas por etapas

Después de recibir el documento, el OIEA, con sede en Viena, dijo en un comunicado que su director general, Mohamed el Baradei, mantenía consultas con el Gobierno de Irán así como con el resto de partes implicadas, "con la esperanza de que se pueda alcanzar pronto un acuerdo sobre su propuesta". Para Estados Unidos, Francia y Rusia, las otras partes involucradas en el pacto, es prioritario el envío al exterior de más de una tonelada de uranio iraní -el umbral para desarrollar un arma nuclear- para aumentar la confianza sobre el controvertido programa nuclear de la República Islámica.

El portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Ian Kelly, reclamó a Teherán que aporte una "respuesta formal". Francia reaccionó con cautela a las informaciones sobre la postura iraní, al decir en un comunicado que quería recibir una respuesta "clara y positiva" por parte de Irán.

El pacto prevé que Rusia eleve la pureza de 1,2 toneladas de uranio iraní -tiene en total 1,5 toneladas-, de forma que la República Islámica lo pueda usar en su reactor de Teherán destinado a producir isótopos con fines médicos. Además, según el acuerdo, el uranio volvería a Irán en forma de barras de combustible, proceso ejecutado por Francia, lo que haría imposible su empleo en la fabricación de una bomba.

La entrega de la respuesta iraní al OIEA se produjo al mediodía, tres horas después de que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, insistiera en que su país no modificaría ni un ápice su derecho a mantener su programa nuclear y sugiriera que estaba ganando terreno en la disputa en un discurso ante una multitud en Mashad, al noreste del país. " Occidente solía decirnos que debíamos detener las actividades nucleares, pero hoy anuncian su disposición para cooperar con nosotros en el intercambio de combustible nuclear y tecnología", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 2009