OPINIÓN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Público y privado

Pareció, oyendo en la radio la intervención de Zapatero ante los representantes de las empresas norteamericanas en España, que su tono era más realista y con más incertidumbres que el que horas antes habían empleado la vicepresidenta económica, Salgado, y el jefe de los parlamentarios socialistas, Alonso, en el debate sobre los Presupuestos de 2010.

No se puede asegurar que hubiese contradicciones, porque en cuestión de tonos los matices están a veces en los oídos de quien escucha y no en quien los protagoniza. Dijo ZP: "Ni la recuperación está asegurada ni, menos aún, su velocidad, especialmente si pensamos en la velocidad suficiente para crear empleo". Nada nuevo, y sin embargo se entendió que lo dijo de otro modo. Salgado y Alonso insistieron en aquello de lo que se estaba saliendo; Zapatero, en lo que faltaba por llegar.

Los lugares con menores tasas de pobreza son Navarra y el País Vasco, justo los que tienen un sistema de concierto

Quizá porque al mismo tiempo que se discutían las cuentas públicas aparecía la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta ECV se realizó entre abril y julio de 2008, es decir, antes de que la economía española entrase en el trimestre del infierno (enero-marzo de 2009), que fue cuando probablemente se tocó el fondo del pozo. Cuando se elaboró la encuesta, el 26,2% de los consultados pensaba que en los próximos 12 meses la situación económica de su hogar empeoraría.

Algunos de los datos de la ECV son muy relevantes para establecer una cartografía de la sociedad española, en los momentos de la primera fase de la Gran Recesión: el porcentaje de personas que se encuentra por debajo del umbral relativo de pobreza en España es del 19,6%; las comunidades autónomas con mayores tasas de riesgo de pobreza son Extremadura (38,4%) y Andalucía (28,9%), mientras que las que cuentan con los menores porcentajes son Navarra (6,5%) y País Vasco (8,5%), justo quienes se rigen por el sistema de concierto en su relación con la Hacienda. Uno de cada tres hogares no puede ir de vacaciones fuera de casa ni siquiera una semana al año, y tres de cada 10 considera que no tiene capacidad para hacer frente a gastos imprevistos.

Es muy sugerente ir estableciendo analogías entre las grandes cifras de los Presupuestos del Estado y la percepción que los ciudadanos tienen de sus cuentas privadas y de sus propios presupuestos familiares. Mientras las primeras denotan un desplome de la recaudación y el crecimiento espectacular del coste de la deuda pública y el desempleo, los de las familias expresan su deuda privada (el 32% de los hogares tenían pagos pendientes de préstamos para la compra de su vivienda principal) y los retrasos de los pagos: más del 5% de los hogares tuvieron retrasos a la hora de abonar gastos de hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad, electricidad, etcétera.

Asimismo, tendrá mucho interés comparar en su momento esta encuesta con la del año siguiente, para establecer con rigor las secuelas de la crisis.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS