Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La geometría de Rueda encuentra su templo romano

Una exposición reúne en la capital de Italia 35 piezas del artista - El montaje evoca la esencia clásica del creador

En medio de este parque temático de tiendas de lujo y refugio masivo de indigentes en el que se ha convertido el centro de Roma, el lirismo abstracto de la escultura de Gerardo Rueda (1926-1996) conmueve estos días de un modo especial.

No resulta extraño. La vinculación del artista con Italia viene de lejos. Concretamente, de 1960, cuando presentó tres obras en la Bienal de Venecia. El idilio nunca cesó. Rueda vio en las ruinas romanas y en el Renacimiento la esencia de su obra: la pureza de líneas y la armonía que caracteriza su forma de entender el arte.

El Museo de los Foros Imperiales, en el Mercado de Trajano, se antoja por tanto como un inmejorable escenario para que el pintor y escultor -cofundador del Museo de Arte Abstracto de Cuenca- exponga una retrospectiva de su obra: 35 piezas (seis de gran tamaño) plantan cara a los restos de esta maravilla del mundo clásico. Y las esculturas del siglo III antes de Cristo se funden con los bodegones escultóricos del artista español.

José Luis Rueda, heredero del artista y presidente de la fundación, explicó que las formas geométricas de Rueda encuentran en la monumentalidad solemne de estos espacios su mejor efecto difusor. La historiadora norteamericana Barbara Rose, vinculada durante su matrimonio con Frank Stella al expresionismo norteamericano, es comisaria de la exposición junto a Consuelo Ciscar (gran parte de las obras proceden de los fondos del IVAM, que ella dirige). Las piezas que aquí se exponen son una perfecta síntesis del Rueda maduro artísticamente, según Rose.

Están hechas a partir de la asimilación de la máxima de Mies van der Rohe (ya saben, menos es más). Es el Rueda que va a la esencia de las cosas, que elimina los detalles y las anécdotas innecesarios. "Se formó en el mundo clásico", contaba ayer, "y supo interpretar perfectamente la armonía de los grandes artistas romanos". Rose ha escogido piezas fundamentales en la evolución artística de Rueda, pero puede que las más espectaculares sean las realizadas en los últimos años de su vida, como Cubo o Manhattan, pensadas para ser realizadas a gran escala, de superficies brillantes y pulidas, nacidas de su admiración por la arquitectura. Los trabajos realizados a base de ensamblajes a los que dedicó sus últimos años ocupan también una parte importante. Según José Luis Rueda la exposición se ha realizado a petición del Ayuntamiento de Roma (el alcalde, Gianni Alemanno, acudió a la inauguración). Se quejó de que el Reina Sofía, propietario de más de 70 piezas, no haya incluido ninguna en la colección permanente.

El ex presidente Aznar fue otro de los asistentes, en calidad de "admirador". "Mis artistas favoritos son: Rueda, Rueda y Rueda". Y metidos ya en política, Consuelo Ciscar aseguró que la crisis que vive la Comunidad Valenciana que preside Camps no afecta para nada al mundo de la cultura: "Lo que nos afecta es la discriminación a la que nos somete el Gobierno central a la hora de repartir los presupuestos. No se entiende que los museos catalanes, el MACBA y el MNAC, reciban más del doble que nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 2009