Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vientos de apertura soplan en Cuba ante el concierto Paz sin fronteras

Dos músicos de la isla expresan su heterodoxa opinión en la televisión de Miami

En la plaza de la Revolución de La Habana se trabaja bajo un sol de espanto para que todo esté listo mañana a la hora del polémico concierto de Juanes. A toda velocidad se instalan equipos y pantallas, pero la iniciativa Paz sin fronteras ya ha propiciado vientos de apertura antes de que suene el primer acorde. Para sorpresa de muchos, músicos cubanos han intervenido en los últimos días en programas televisivos de Miami. Ayer se supo -quizás pura coincidencia- que el Gobierno de Obama ha concedido el visado para actuar en su país a dos músicos de la isla, Pablo Milanés y Zenaida Romeu, algo que no sucedía desde 2003.

A pie de andamio en la plaza, Fernán Martínez, representante de Juanes, comenta que ambos gobiernos han dado todas las facilidades para que el concierto se realice. Washington extendió en tiempo récord los permisos y visados para que equipos y personal técnico llegara a La Habana. En la isla todo han sido facilidades, aunque a ritmo cubano.

Amaury Pérez confesó en el canal 41 que tiene una antena clandestina.

Esta semana, el líder del grupo Van Van, Juan Formell, y el cantautor Amaury Pérez -ambos parte del concierto- sorprendieron al exilio al entrar en directo en el programa de debate A mano limpia, del canal 41 de Miami. Algo realmente novedoso. Pérez dejó boquiabiertos a los tertulianos al afirmar que estaba a favor de que los músicos cubanos del exilio puedan ir a cantar a Cuba.

Como en los medios de Miami se considera "oficialistas" a casi todos los artistas que residen en la isla, las declaraciones de Amaury sobre dos temas de actualidad impactaron. El primero era sobre la reciente condena a dos años de cárcel de Panfilo, un cubano que apareció borracho en un vídeo diciendo que en su país hay mucha hambre. El cantante dijo que la condena era "un disparate" y que todo el mundo en la calle estaba en contra. El segundo asunto, referido a las antenas parabólicas -ilegales en Cuba- causó aún más alboroto: Amaury confesó poseer una antena clandestina, dijo ser adicto a los debates del canal 41 y se pronunció a favor del "libre flujo de ideas e información" para todos los cubanos.

El jueves llegó a La Habana el primer invitado extranjero, la cantante portorriqueña Olga Tañón, y casi al mismo tiempo se difundió otra noticia alentadora: el famoso Pánfilo había sido excarcelado y enviado a un hospital psiquiátrico para someterse a un tratamiento de alcoholismo. "Una anécdota, pero en la buena línea", decía ayer un técnico en la Plaza de la Revolución.

La televisión cubana ya ha empezado a informar del concierto. Músicos como Carlos Varela han dicho que Paz sin fronteras es sólo el principio. "Estamos abriendo un camino y mucha gente más lo recorrerá", afirmó. Horas después se conocía justamente que el Departamento de Estado ha otorgado permiso para actuar en EE UU a Pablo Milanés y Zenaida Romeu. Milanés tocará en Puerto Rico en octubre, y ese mismo mes viajará a La Habana la Filarmónica de Nueva York. Excepto el sol que abrasa el asfalto de la Plaza de la Revolución, donde mañana se concentrarán más de medio millón de personas, todo parece ir viento en popa.Amaury Pérez confesó en el canal 41 que tiene una antena clandestina

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de septiembre de 2009