Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:música

El cartel del recital de Juanes se cierra sin patrocinadores

A falta de apoyos, el grupo de artistas encabezado por el cantante financiará el recital en Cuba con 230.000 euros

El cartel del concierto de Juanes en la plaza de la Revolución de La Habana, uno de los más polémicos y de alineación más complicada de los últimos años, ya está cerrado. Tras una sucesión de bajas y altas, muchas especulaciones y apoyos de hasta Julio Iglesias, la cosa queda así: Juanes y Miguel Bosé, como instigadores y fundadores del movimiento Paz sin Fronteras, encabezarán el 20 de septiembre a un grupo de artistas que incluye a Víctor Manuel (y no a Ana Belén, atada en Madrid a sus compromisos teatrales), Jovanotti, Hierbabuena, Calle 13, Olga Tañón y Julieta Venegas, como los miembros del equipo visitante. Y Silvio Rodríguez, Amaury Pérez, Carlos Varela, Los Van Van y Equis Alfonso, por la parte cubana. Algunos de estos cantantes se han mostrado tradicionalmente afectos al régimen. No tocará finalmente Gorki Águila, rockero rebelde y encarcelado por el Gobierno castrista durante dos años que desde hace tres meses vive en México. Su vuelta a la isla es aún una incógnita.

Víctor Manuel, Julieta Venegas o Calle 13 estarán en La Habana

"Es comprensible que las marcas se lo hayan pensado", dice Miguel Bosé

"No hay marcha atrás a estas alturas", explicaba anoche Miguel Bosé. "Están pendientes asuntos como dónde haremos los ensayos, si en Miami o Madrid. Ya contamos con las garantías que necesitábamos, como por ejemplo que el escenario no se coloque bajo ningún signo político que mediatice la actuación".

Ya está claro que la implicación de los músicos participantes será más que artística; ninguno cobrará un salario (el concierto se prevé gratis para el público) y será necesario un "desembolso de 300.000 dólares [230.000 euros]". "Tras las enormes presiones que ha habido con este concierto, es comprensible que las marcas comerciales se lo hayan pensado. Es un tema delicado", reconoce Miguel Bosé.

El cantante madrileño confirmaba así lo que el colombiano Juanes declaró a The Miami Herald. Al no encontrar patrocinadores, de sus bolsillos saldrán los gastos del evento (alquiler de equipo procedente de Brasil pues el que está disponible en la isla no cumple los requisitos) o viajes de los artistas. Del Gobierno cubano recibirán apoyo testimonial en asuntos como el hospedaje de los participantes.

No estará detrás del acontecimiento, como se había especulado, Havana Club, la marca de ron ahora franco-cubana que patrocinó la última gira de Juanes por España. La firma ya ha sido usada por el exilio más recalcitrante de Miami para señalar las supuestas intenciones políticas del cantante. Radios y televisiones de Miami han escarbado cada día en los archivos para encontrar "contradicciones" de Juanes y rebatir sus intenciones de dar un concierto "blanco", sin matiz político.

Ayer el cantante declaraba: "No soy comunista". En esta guerra sucia de descalificaciones políticas alejadas de la música se han esgrimido imágenes suyas junto a Miguel Bosé en un concierto en recuerdo de Salvador Allende. También se ha repetido hasta la saciedad la descalificación de Víctor Manuel, que tildó recientemente de "gusanera" al exilio contrario al concierto.

Pese a lo cual, Juanes, muy activo desde el principio de todo este embrollo político musical en la red social de intercambio de mensajes Twitter, escribía ayer mismo: "¡Gracias a todos por el apoyo, por sus mensajes y su entendimiento!".

Bosé recordaba, por su parte, que otros conciertos de la iniciativa de ambos Paz sin Fronteras resultaron mucho más fáciles de organizar. "En Cúcuta [donde citaron a unas cien mil personas en la frontera entre Ecuador, Colombia y Venezuela para terciar en un conflicto diplomático entre los tres países] recibimos apoyos de las autoridades para dar el recital". Muy distinto es este concierto de La Habana. Desde que se anunció su celebración, se han sucedido las reacciones en contra por parte del exilio cubano (que han incluido la destrucción pública de discos de Juanes). Y eso, pese a que el colectivo de artistas ha recibido el apoyo de la Administración de Obama (cortesía de la secretaria de Estado Hillary Clinton) y del Gobierno cubano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de agosto de 2009