Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy fija la tasa de CO2 en 17 euros por tonelada

El presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, comenzó su discurso más ecológico en Culoz (Ain) con una frase terminante: "Si nosotros no pagamos la factura del medioambiente, la pagarán nuestros hijos". De esta manera justificó el nuevo impuesto verde que el Gobierno gravará en el precio de la gasolina, del gas y del carbón a partir del año que viene. El precio por tonelada de CO2 lanzada a la atmósfera, según anunció ayer Sarkozy, quedará fijado en 17 euros, casi la mitad de lo que recomendaban los expertos.

Esta medida significa, por ejemplo, que la gasolina subirá a partir de la entrada en vigor de la ley, en enero de 2010, cuatro céntimos el litro; el litro de gasoil y de fuel se incrementarán 4,5 céntimos y el del kilowatio de gas, 0,4 céntimos. Según Sarkozy, el esfuerzo que deben acometer los ciudadanos será "significativo pero razonable".

Los expertos calculan que esta tasa se traducirá, al año, para una familia rural con un hijo, en un gasto de unos 150 euros y 40 si se trata de un soltero urbano. Con todo, el Gobierno francés prevé descuentos en el impuesto de la renta para que pague más quien más consuma.

Sarkozy, en un discurso televisado para explicar la medida, dijo ser consciente de que el momento tal vez no sea el adecuado. Pero añadió: "Siempre habrá alguna razón para no poner en marcha una medida como ésta: hoy es la crisis, mañana las elecciones... Y a mí me eligieron para tomar decisiones". También explicó el sentido último del impuesto: "Ayudar a los ciudadanos a que cambien comportamientos que son nocivos para el medio ambiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 2009