Asesinado un fotógrafo español en El Salvador

Christian Poveda filmó 'La Vida Loca', un documental sobre la Mara 18

La policía salvadoreña se niega a especular sobre quién o quiénes asesinaron al periodista francoespañol Christian Poveda, cuyo cadáver tiroteado fue hallado el miércoles en el poblado de El Rosario, en el norte de San Salvador. Esta zona está dominada por la Mara 18, de la que la víctima había filmado un documental titulado La Vida Loca.

"Las investigaciones van a arrojar las hipótesis sobre este asesinato", dijo el director de la Policía Nacional Civil salvadoreña, Carlos Ascencio, mientras anunciaba una comisión de alto nivel junto a la Fiscalía General para investigar el crimen. El fiscal general, Astor Escalante, aseguró que "hay ya algunos datos preliminares". "Nuestro compromiso es que vamos a hacer todo nuestro esfuerzo para encontrar a los responsables y llevarlos a la cárcel", afirmó.

El realizador, de 54 años, fue hallado con cuatro balazos en la cabeza
Más información
La policía de El Salvador dice estar cerca de los asesinos de Christian Poveda
Cinco acusados en El Salvador por el asesinato de Christian Poveda
El rodaje del que Christian no pudo salir
10 detenidos en El Salvador por la muerte del periodista español Christian Poveda
76 periodistas muertos este año, un 26% más que en 2008

Poveda fue encontrado muerto la tarde del miércoles junto a su camioneta todoterreno en las cercanías de un puente entre los municipios de Soyapango y Tonacatepeque, una zona de alta incidencia criminal, a unos 25 kilómetros de San Salvador. Tenía cuatro balazos en la cabeza. En sus manos aún llevaba las llaves de su vehículo y una identificación de prensa. En el automóvil también se encontró un pasaporte español y un documento de protección consular de la embajada de Francia.

Escalante no descartó que detrás del crimen estuvieran integrantes de la Mara 18, protagonista de su documental, rodado en la zona marginal de La Campanera, en Soyapango. "Él [Poveda] tenía contacto con pandilleros activos, altamente peligrosos", advirtió Escalante. Poveda, de 54 años, residía en El Salvador desde 2005 y convivía con una ciudadana salvadoreña. Se había convertido en un referente entre los fotoperiodistas del país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Él andaba trabajando en la zona. Iba a hacer un reportaje sobre las mujeres de su documental para una revista francesa", explicó Edgar Romero, un reconocido fotoperiodista salvadoreño muy cercano a Poveda. Precisamente Romero y Poveda organizaban la apertura, este viernes en San Salvador, del IV Festival de Fotografía ESFOTO, en el que participan reporteros gráficos de todos los medios de comunicación del país. La exposición fue pospuesta una semana. "Su sueño era convertir el festival en un evento internacional y crear un Centro de la Imagen para capacitar a los fotógrafos de toda Centroamérica", dijo Romero.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, expresó la noche del miércoles su consternación por el asesinato del periodista. En un comunicado de la Casa Presidencial, Funes dijo que ha dado instrucciones a las autoridades para que realicen todas las investigaciones necesarias con el fin de que los responsables sean llevados ante la justicia.

Poveda llegó a El Salvador a principios de los ochenta, para cubrir la guerra (1980-1992) como fotoperiodista de varios medios internacionales importantes. Finalizado el conflicto, abandonó el país, pero retornó en 2005 como documentalista. En los últimos años se dedicó a la dirección y producción del documental La Vida Loca, que aborda el fenómeno de las pandillas. La cinta ya ha sido presentada en varios países de Europa y América Latina.

El presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador, Rafael Domínguez, lamentó la pérdida de Poveda y lo describió como "un hombre que a través de su trabajo contribuyó mucho para este país". Las exequias de Poveda están previstas para el sábado, día que arribarán sus padres a la capital salvadoreña.

El Salvador es uno de los países más violentos de América Latina, con un promedio de 11 homicidios diarios. La Mara 18 y la Mara Salvatrucha controlan amplias zonas marginales del país, donde se dedican al narcotráfico, la extorsión y los asaltos. Ambas pandillas tienen presencia en Canadá, Estados Unidos, México y el resto de América Central.

Más información en la página 57

Christian Poveda.
Christian Poveda.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS