Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

Una extraña muerte bajo falsa identidad

La nigeriana fallecida en Mallorca sufrió una rápida evolución fatal

Mevet Inocense, la mujer nigeriana de 33 años a la que derrotó el virus A en apenas siete días, sin presentar factores de riesgo ni una enfermedad latente, viajó semanas atrás desde Madrid hasta Mallorca. Vivía en un piso comunal con otras compatriotas de una barriada popular de Palma, en la calle Tomàs Rullan. Allí la policía halló su pasaporte y con él y con sus huellas dactilares se reconstruyó su pasado en España: figuraba como empleada de hogar afiliada a la Seguridad Social con residencia en Madrid.

"Ella trabaja en la noche", manifestó anoche Naomi, una compañera nigeriana. Inocense acudió presuntamente a Palma para hacer la temporada de verano como otro más de medio centenar de mujeres de su país. El Centro de Salud de Sa Graduada de Palma al que acudió por primera vez el viernes día 10 está en la zona donde las mujeres hacen la calle de madrugada. Usó la tarjeta sanitaria de otra compatriota al presentarse en el servicio de urgencias, según se detectó en los registros informáticos del Hospital de Son Llàtzer de la sanidad pública de Baleares.

Lo extraordinario de su caso es que en ella el virus fue particularmente rápido y agresivo. Pasó de acudir al centro de salud con síntomas catarrales a fallecer por las complicaciones causadas por la enfermedad. ¿Por qué el H1N1 actuó así en una persona sana?

José María Martín Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia y asesor de la OMS, explica que la agresividad y rapidez del virus puede deberse a las características inmunológicas de la paciente. "Puede haber gente que tenga un déficit de inmunidad", apunta. Una opinión que comparte Juan Martínez Hernández, especialista en Medicina Preventiva y miembro de la Comisión de Salud Pública de la Organización Médica Colegial. "No todos reaccionamos igual al virus. Por variación genética hay algunos que podrían tener déficits inmunitarios, como ocurre por ejemplo con la meningitis, que les pueden hacer más vulnerables", dice Martínez Hernández.

Además, las personas que habitualmente han estado expuestas a distintos virus de la gripe tendrían, según el catedrático de Microbiología de la Clínica de la Universidad de Navarra, José Luis del Pozo, mayor inmunidad. "Por eso, los más jóvenes, que han estado menos expuestos a estos virus, son más propensos. El virus de la gripe puede otorgar una inmunidad parcial y ayudar a montar una barrera ante ese nuevo virus", sostiene Del Pozo. No se sabe cuántas gripes comunes pasó la mujer nigeriana.

Los expertos apuntan además a otra posible explicación a la agresividad del virus: la exposición que la persona ha tenido al virus. "Si su exposición ha sido muy intensa éste puede volverse más agresivo", dice Martín Moreno. Además, según Juan Martínez Hernández, "no es lo mismo infectarse con una dosis pequeña que grande". Del Pozo pone un ejemplo: "Si alguien te estornuda al lado no es lo mismo que si lo hace justo encima. La agresividad del virus también depende de la contagiosidad de la fuente de la que se ha infectado. Cuanto más cercano sea el contacto con la fuente del virus, mayor posibilidad de contagio y puede que mayor agresividad".Sanidad ha remitido el caso de la fallecida a la OMS debido a su excepcionalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009