Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El apoyo del PSC y de los agentes sociales catalanes al acuerdo aísla a CiU

Con el acuerdo de financiación ya hilvanado y sólo pendiente de la firma de Esquerra Republicana, el presidente de la Generalitat, José Montilla, y los socialistas catalanes empezaron ayer a cosechar apoyos de la sociedad catalana. El objetivo de Montilla, que en los últimos meses había buscado complicidades con la patronal y los sindicatos, era doble más allá de ensalzar las bondades del pacto: presionar a ERC para que se suba al carro y aislar a Convergència i Unió, la principal voz en Cataluña contraria al acuerdo.

Entidades como el Consejo General de Cámaras de Barcelona, Fomento Nacional del Trabajo, Comisiones Obreras y UGT apoyaron con más o menos entusiasmo el acuerdo. El presidente de la Cámara de Barcelona, Miquel Valls, no dudó en considerar el acuerdo como "bueno" y "compatible con el Estauto". El año pasado, la institución que preside Valls fijó unos objetivos que, en opinión de éste, se han cumplido. "Fijamos el listón en los 3.800 millones, aunque con una horquilla por debajo de hasta 3.500 millones, pero las circunstancias económicas y la recaudación de impuestos no son las mismas", recordó Valls.

Con todo, Artur Mas no dudó ayer en tildar de "ilegal" el pacto e insistió en que cualquier negociación que se remita hasta más allá de 2011 -el acuerdo entre Gobierno y Generalitat habla de 2012- queda fuera del Estatuto catalán.

Los nacionalistas redoblaron también su presión sobre Esquerra Republicana para intentar repetir la estrategia que en 2006 propició la caída del primer tripartito de la izquierda en Cataluña: que ERC se descuelgue del pacto sobre financiación y tenga que abandonar el Gobierno. "Le pedimos a ERC que no acepte el acuerdo", dijo Mas solemnemente ante el Consejo Nacional de su partido.

Los republicanos intentaron hacer oídos sordos. La dirección de ERC, atrincherada en su sede barcelonesa, simultaneó sus contactos con el Gobierno con llamadas al presidente de la Generalitat, José Montilla, y a la cúpula del PSC. Los socialistas presionaron a ERC presentando en conferencia de prensa las cifras del acuerdo, que alcanzaría los 3.600 millones de euros adicionales para Cataluña en 2012. La cifra alcanzaría el 95% de las aspiraciones de ERC. "La oferta es justa y honra desde el primer día el Estatuto", dijo el portavoz del PSC, Miquel Iceta.

Los socialistas veían ayer a ERC a un paso del sí. Y en las filas republicanas la sensación era la misma a medida que pasaban las horas. "Con las últimas conversaciones, la cifra para Cataluña podría rondar los 3.700 millones, estamos muy, muy cerca", aseguraban anoche fuentes de la dirección de ERC. Con todo, la versión oficial del secretario general, Joan Ridao, era que todavía no había acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 2009