Crítica:TEATRO
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

El cómico y el profesor

¡Qué suerte la de Roberto Benigni, recibido anteanoche con aplausos, como si fuera un director de orquesta o una estrella del pop! Entró en escena feliz, pegando saltos, dispuesto a burlarse un rato de Berlusconi, que tanto se lo merece. "Prometí no volver a hablar de él... en Italia", ironizó, después de encadenar una docena larga de chistes a su costa. En la primera parte de Tutto Dante, su one-man-show, Benigni exhibe su dominio de la improvisación, del vis a vis con el público, de la sátira.

Es un cómico con pegada y punto de vista, comprometido con lo que dice. Está muy por encima de los monologuistas.com. A veces, tiene el azufre de Pepe Rubianes y el brillo de Fo. En la primera parte, se gustó demasiado: la llevó al trote, casi al galope, para regocijo de la colonia italiana en Madrid y para extravío de parte del público español, que se perdía en los meandros del idioma.

TUTTO DANTE

De Roberto Benigni. A partir de un fragmento de La divina comedia, de Dante. Intérprete: Roberto Benigni. Madrid. Jardines de Sabatini. Del 30 de junio al 2 de julio.

A partir de ese momento, el espectáculo dio un giro, porque Tutto Dante es, sobre todo, un comentario de texto extenso y apasionado sobre el V canto del Infierno, de La divina comedia. De súbito, el cómico chispeante se transfigura en un conocedor de esta obra y de su contexto religioso, político y artístico, en alguien que intenta contagiarnos su devoción por la poesía, vertiendo opiniones arrebatadas. Sus referencias constantes al Nuevo Testamento me hacen pensar en Misterio Buffo y en San Francisco, juglar de Dios, de Dario Fo, modelos ambos de monólogos bien trabados y comprometidos. En éstos, de la historia se pasaba a la política actual sin solución de continuidad. En Tutto Dante, en cambio, hay una ruptura entre las actualidades del principio y las amenidades de la segunda parte, mucho más extensa, que Benigni cierra con un comentario afortunado: "Basta. Esto es como encender una antorcha para mostrarles el sol". Entonces, cogiendo las palabras, sopesándolas y dejándolas resbalar entre sus dedos, nos recita ese fragmento breve de La divina comedia, que es la coda de un espectáculo inferior a su intérprete.

Benigni, durante la representación de <i>Tutt</i>o <i>Dante</i>.
Benigni, durante la representación de <i>Tutt</i>o <i>Dante</i>.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción