Golpe en Honduras

"Todos estamos en contra del golpe", declara el Rey

Zapatero respalda las gestiones de la OEA y envía a Washington al secretario de Estado para Iberoamérica

"No contesto preguntas políticas", fue la primera reacción del Rey cuando EL PAÍS le preguntó por la situación en Honduras, a su salida del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden), en Madrid. No obstante, tras reflexionar unos instantes, don Juan Carlos, una de las figuras más respetadas en Hispanoamérica, agregó: "Ya ha visto la reacción de todos los países. Estamos todos en contra [del golpe]". Lo dijo vestido con uniforme de capitán general y rodeado de altos mandos de las Fuerzas Armadas, tras presidir la entrega de despachos del curso de Estado Mayor a 123 oficiales, entre ellos, un hondureño.

El Rey se sumó así, públicamente, a la condena unánime de las fuerzas políticas españolas, y del conjunto de la comunidad internacional, a la intervención militar en Honduras. "Es verdad que el presidente Zelaya se ha enfrentado al Parlamento y a la Corte Suprema, convocando un referéndum de dudosa legalidad, pero nada justifica sacar a un presidente de la cama a punta de fusil y expulsarlo del país", alegan fuentes diplomáticas.

Más información

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, conversó telefónicamente con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y con la jefa de la diplomacia mexicana, Patricia Espinosa, con quienes coincidió en la necesidad de que se restablezca cuanto antes el orden constitucional en Honduras.

Reunión extraordinaria

El embajador español en Nicaragua, Antonio Pérez-Hernández, tenía previsto participar ayer en la reunión del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) en Managua, mientras que Moratinos decidió enviar a Washington al secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de la Iglesia, para que esté presente en la reunión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que España forma parte como observadora.

En Las Palmas de Gran Canaria, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó de "muy mala noticia que una intervención militar haya provocado la expulsión de un presidente de manera claramente fuera de la Constitución y lejos de lo que debe ser la democracia". Y agregó que la salida a la situación debe basarse en "dos principios: el mantenimiento y la restitución del principio democrático y del respeto a los poderes instituidos, y el diálogo y acuerdo institucional". Finalmente expresó su respaldo, "de manera singular", a las gestiones del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Los portavoces de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso aprobaron por unanimidad una declaración en la que expresan su "completo rechazo" al golpe y exigen la restitución del presidente Zelaya y la retirada de los militares a los cuarteles. El Ministerio de Asuntos Exteriores aseguró que los 2.100 españoles residentes en Honduras se encuentran bien.

Soldados y antidisturbios, a la entrada del palacio presidencial.
Soldados y antidisturbios, a la entrada del palacio presidencial.AFP

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50