Reportaje:

Más transparencia, más ambición

Cultura apuesta por clarificar los criterios de ayudas al cine y abre nuevas vías de subvención - La orden ministerial de la Ley del Cine, lista para su debate

Fomentar menos proyectos pero más ambiciosos, reactivar la transparencia en el reparto de las ayudas públicas con un novedoso sistema de puntos y simplificar el papeleo administrativo constituyen la filosofía de la orden ministerial que desarrolla la Ley de Cine de diciembre de 2007 y que ayer fue entregada a los distintos sectores cinematográficos y a los grupos parlamentarios para su estudio.

Se abre de esta forma un periodo de consultas sobre el texto, cuyo contenido fundamental es la regulación de las ayudas a la cinematografía, y que se espera esté aprobado de manera definitiva a finales del mes de octubre.

Las novedades más importantes de esta orden ministerial, a la que ha tenido acceso este periódico, son las siguientes.

Más información
Respeto al cine español (y al otro)

- Guiones. Las ayudas a guiones quedarán limitadas a un máximo de 12 al año, con un incremento importante en la dotación, que podrá alcanzar hasta un máximo de 45.000 euros. Según la memoria del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), en el año 2007 fueron 18 los guiones que recibieron una ayuda de 20.000 euros, cifra que se incrementó en 2008 a 34 guiones y 24.000 euros. Con esta medida se intenta hacer más atractivo el trabajo para los autores, captando más talento y escritores de ficción y profesionalizando de alguna manera el trabajo, ya que se puntuará positivamente a los alumnos que procedan de escuelas de cine. Estas ayudas a guión serán seguidas de un seguimiento pormenorizado y de otro tipo de subvenciones posteriores a su desarrollo para conseguir un proyecto sólido que finalmente llegue a las pantallas de cine. En los últimos años, solo el 4% de los guiones que se financiaban terminaban plasmándose en una película rodada.

- Películas para televisión y series de animación. Por primera vez, las películas realizadas para el mercado de televisión y las series de animación podrán obtener ayudas. Los proyectos de tv movies, con una duración máxima de 150 minutos y que puedan ser objeto de su emisión en dos partes, deberán contar con el requisito indispensable de llegar avalados por un productor independiente y por la cadena que los va a difundir.

- Nuevas tecnologías. Las descargas de películas en Internet y el alquiler y venta de DVD computarán por primera vez para las ayudas a la amortización, modalidad que, hasta ahora, sólo estaba contemplada para los títulos estrenados en sala, es decir, a lo obtenido en la taquilla. Sin embargo, esta novedad quedará en suspenso de momento hasta que el ICAA establezca los correspondientes sistemas de homologación y contabilización.

- Distribución. Los largometrajes y cortometrajes iberoamericanos que se distribuyan en nuestro país contarán por primera vez con ayudas, al mismo nivel que los títulos europeos. Se incentivará especialmente la distribución de filmes en versión original y las subvenciones a la distribución en soporte videográfico o a través de Internet, siempre y cuando incorporen sistemas para personas ciegas y sordas.

- Ayudas encadenadas. Con la orden ministerial desaparece la división entre las ayudas a proyecto y las conseguidas a través de la recaudación en taquilla, de modo que un productor puede optar a ayudas al guión, a su desarrollo y al proyecto mismo, así como a las de amortización, que no son acumulables y sus límites son los que existen en la actualidad: nunca podrán superar el 50% del coste del filme ni el 75% de la inversión del productor.

- Sistema de puntos. La orden que desarrolla la Ley de Cine introduce un novedoso sistema de puntos para obtener todas las ayudas, que van variando según los distintos apartados. Se incentivan con este sistema de puntos, entre otras cosas, la originalidad y la calidad, su viabilidad cinematográfica o el presupuesto y su adecuación al proyecto. También se premiarán las candidaturas y los premios, ya sean los Goya, los Oscar o los César franceses, o la selección en festivales tanto nacionales como internacionales.

- Conservación. Con el objeto de conservar el patrimonio fílmico, la orden ministerial plantea una serie de ayudas a los productores o propietarios de las obras cinematográficas y de su soporte original que se comprometan a no exportar dicho soporte digital durante un mínimo de 10 años y realicen las duplicaciones necesarias para garantizar la preservación de la obra.

- Transparencia. Una de las obsesiones de los nuevos responsables del ICAA es obtener la máxima transparencia en los criterios para repartir el dinero público, así como en los nombramientos de las comisiones y las actas. En este sentido, la orden ministerial incluye la novedad de que todas las actas de las diferentes comisiones estarán a disposición de todos los que han presentado proyectos, tanto de los que ganan como de los que pierden. En esas actas se podrán ver las valoraciones de cada uno de los proyectos así como las diferentes puntuaciones conseguidas.

Las ayudas al cine español fomentarán los proyectos más ambiciosos. En la foto, una sala de cine en Madrid.
Las ayudas al cine español fomentarán los proyectos más ambiciosos. En la foto, una sala de cine en Madrid.LUIS SEVILLANO
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS