Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco quiere sanear "el agujero" del Guggenheim

El Gobierno vasco quiere poner punto final a las pérdidas que arrastra el Guggenheim a consecuencia de las operaciones con divisas realizadas entre 2002 y 2005 para la adquisición de obras de arte y que su portavoz, Idoia Mendia, cifró ayer en 7,5 millones de euros. El Ejecutivo socialista ha cambiado el criterio que mantuvo el Gobierno de Ibarretxe y defiende ahora afrontar el "agujero" con una operación de saneamiento de las cuentas que permita "resarcir las pérdidas de patrimonio" ocasionadas al comprar divisas. Los dólares se pagaron a un precio fijado con antelación, que resultó más caro que el que marcó el mercado.

Ayer, el Gobierno se vio obligado a aclarar su posición en una nota difundida después de que Mendia anunciara en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que se había aprobado una ampliación de capital de tres millones de euros para "tapar el agujero".

Confusión

Según Mendia, la Diputación de Vizcaya debía realizar una aportación idéntica con el mismo fin. Sin embargo, las partidas destinadas a la ampliación de capital de la Tenedora -la sociedad instrumental creada en 1995 por el Gobierno y la Diputación para la compra de la colección del Guggenheim- no correspondían a una operación extraordinaria para enjugar las pérdidas sino a las aportaciones correspondientes al ejercicio de 2009.

Los seis millones de la ampliación de capital se destinan habitualmente a la compra de la colección, de acuerdo con un plan plurianual alcanzado por las instituciones propietarias del Guggenheim. En 1991, el acuerdo suscrito con la Fundación Guggenheim de Nueva York estableció la creación de un fondo para la adquisición de obras de arte.

La confusión de la portavoz fue contestada pocas horas después por la Diputación de Vizcaya con otra nota en la que explicaba que las aportaciones fueron acordadas el pasado mes de marzo por la Sociedad Tenedora, en cuyo Consejo de Administración se reparten los representantes a partes iguales con el Gobierno vasco, para financiar la actividad ordinaria. "Esta fórmula se ha venido utilizando en los últimos 14 años por acuerdo de ambas instituciones y no está destinada a tapar un agujero patrimonial", indicó la Diputación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 2009