Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tusquets, 40 años en la brecha

Beatriz de Moura y Antonio López Lamadrid repasan la trayectoria de la editorial - En su catálogo conviven Kundera, Mankell y Almudena Grandes

Beatriz de Moura y Antonio, Toni, López Lamadrid celebran los 40 años de Tusquets Ediciones y sus respectivos 70º cumpleaños. Y lo hacen sin nostalgia, aunque sin olvidar su historia y con los ojos muy abiertos puestos en el futuro. "Del futuro lo único jodido es la edad", dice López. Lo demás son proyectos e ilusión. Estos días les han preguntado hasta la saciedad si van a vender la editorial. No, aseguran. "La editorial nos sobrevivirá. Hemos formado un equipo buenísimo y luego tenemos las filiales de México y Argentina que, a nivel pequeño, están muy valoradas y funcionan bien", dice López. Están contentos también con los proyectos más próximos. El nuevo libro de Haruki Murakami, 1Q84, un homenaje a George Orwell, que en Japón ha aparecido en dos volúmenes. El escritor japonés ha sido una sorpresa tan agradable como en su día lo fue Milan Kundera. Empezó a publicarlo Anagrama pero lo dejó. Más tarde, al enterarse de que los derechos estaban libres, Tusquets se hizo con ellos. Los tres primeros (Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Sputnik, mi amor y Al sur de la frontera, al oeste del sol) vendieron poco. Pero la cosa cambió a partir de Tokio blues.

De Moura: "Lo mejor de estos años ha sido Toni, y lo peor, Google"

López: "Es necesario un acuerdo global en la gestión de los derechos de autor"

El sueco Henning Mankell publicará una nueva novela, Un hombre inquieto, protagonizada por el policía Kurt Wallander. La tercera buena noticia de Tusquets es Almudena Grandes. La escritora está trabajando en una saga de seis novelas sobre la posguerra española que empezará a publicarse el próximo año. "Serán como unos episodios nacionales del siglo XX", ríe López.

Beatriz de Moura fundó Tusquets Editores en 1968 con su primer marido, el arquitecto Óscar Tusquets, en un piso de 70 metros cuadrados, con el equivalente a lo que hoy son 1.500 euros. En 1969, sacaron sus dos primeras colecciones, Marginales y Cuadernos Ínfimos. Durante el franquismo les prohibieron 25 títulos, les secuestraron uno y censuraron 21. En 1977, se incorporó Toni, procedente y aburrido de la industria textil.

Tusquets tiene un fondo de 2.300 títulos y publica 65 novedades al año. En su catálogo -han hecho una excelente edición para el 40º aniversario- está desde Groucho Marx a Ernst Jünger, Woody Allen, Leonardo Sciascia, John Irving, John Updike, Luis Landero, Leonardo Padura, Marguerite Duras, Cristina Fernández Cubas o Georges Simenon. Su registro es muy amplio:, narrativa, poesía, ensayo, memorias, bolsillo... Luis G. Berlanga creó en 1977 con De Moura La Sonrisa Vertical, de narrativa erótica. "Dentro de 100 años, cuando nadie se acuerde de Tusquets, todos recordarán a Berlanga", afirma De Moura.

-¿Cuál ha sido el libro más vendido?

-Relato de un náufrago, de Gabriel García Márquez, en 1971, con900.000 ejemplares. Luego, La insoportable levedad del ser, de Kundera, 700.000 ejemplares.

-¿Y el que peor ha ido?

-Viaje a Cotiledonia, de Cristóbal Serra. Sólo 100 copias.

López y de Moura tienen una espina clavada: Jorge Semprún. "Es una de mis frustraciones. Es un escritor extraordinario, coherente con el siglo que le ha tocado vivir. Sus libros deberían venderse más", afirma Lamadrid. "Quizá se deba a que durante muchos años estuvo prohibido en España. Creo que los jóvenes empiezan a recuperarlo". Pase lo que pase, Tusquets seguirá publicando sus libros.

Un disgusto de otro tipo ha sido la marcha de Javier Cercas y de su Anatomía de un instante a otra editorial (Mondadori, del Grupo Random House). Prefieren no hablar de ello, pero le desean suerte.

-¿Qué ha sido lo mejor de estos 40 años?

Responde De Moura: "Lo mejor ha sido Toni, porque si no se hubiera comprometido con la sociedad en 1977 hoy no estaríamos aquí hablando de libros, de historia y de futuro".

-¿Y lo peor?

-Google. Sin comentarios.

López Lamadrid pide que se unan editores, escritores y agentes literarios para encarar juntos el futuro digital. ¿Es posible? "Es posible y necesario. Si no lo hacemos, será un mundo de Google. Lo primero es establecer las reglas de juego que aún no están hechas. Se tardará varios años. Es imprescindible un acuerdo global en la gestión de los derechos de autor". Tusquets, además de editorial, es agencia literaria. "Cuidamos mucho la relación con los autores", dice De Moura.

Las cosas casi nunca han sido fáciles para Tusquets. No lo fueron al principio, pero supieron luego evitar lo que el editor Giorgio Einaudi definía como "una peligrosa crisis de crecimiento". Les fue por los pelos. Entre 1995 y 2000 vieron años complicados y a punto estuvieron de naufragar. Primero vendieron el 40% de sus acciones al Grupo Planeta. No funcionó y en abril de 1998 las recompraron. En noviembre de ese año volvieron a caer en la tentación y vendieron el 50% a RBA. En 2000 salieron de ese grupo pies para qué os quiero. "Si hablamos de lo peor que nos ha pasado en estos 40 años debemos mencionar a algunas asociaciones empresariales nefastas", recuerda López. "Pero es de justicia decir que José Manuel Lara Bosch se portó como un señor cuando nos fuimos".De Moura está convencida de que en el futuro la industria editorial será "radicalmente distinta". "En 2050, hacer ficción será fácil y publicar en papel también, con tiradas ajustadas, mirando siempre la calidad, para librerías que serán como galerías de arte. Nos adaptaremos a las innovaciones manteniendo siempre, insisto, la calidad".

Y mientras preparan, con sus colaboradores, a Tusquets para ese futuro, abordan temas más inmediatos. Por ejemplo, Toni y Beatriz, esa recalcitrante pareja de hecho ni siquiera registrada, están ilusionados con casarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 2009