El 'caso Balenciaga' pasa de la arena política a los juzgados

Camio declara hoy ante el juez intructor tras hacerlo ayer el arquitecto Paciel

Tras pasar por la lupa de la comisión de investigación del Parlamento vasco, el caso Balenciaga está ya en los juzgados. El arquitecto cubano Rolando Paciel González, quien carece de un título homologado en España, se convirtió ayer en el primero de los tres imputados a los que toma declaración el Juzgado de Instrucción número 1 de Azpeitia para esclarecer las irregularidades en la gestión de la construcción del museo que recordará al modisto Cristóbal Balenciaga en Getaria. Pero el plato fuerte llegará hoy con la comparecencia del principal acusado, el ex alcalde peneuvista de Getaria Mariano Camio, quien fue vicepresidente de la Fundación Balenciaga y gerente de la Sociedad pública Berroeta Aldamar.

El ex alcalde de Getaria está acusado de apropiación indebida

Camio, impulsor de la construcción del museo, está acusado por la Fiscalía de Guipúzcoa de un delito continuado de administración desleal, así como de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El ministerio público le imputa además delito societario y malversación de caudales públicos. En su escrito de acusación, el fiscal sostiene que, "a espaldas" de la sociedad y la fundación encargadas del proyecto museístico, Camio llevó a cabo una gestión "gravemente dañosa" para ambas, con el fin primordial de "enriquecer" al arquitecto cubano Julián Argilagos, el tercer imputado, con quien mantenía una relación sentimental. Aunque él mismo se benefició presuntamente con dinero de esas entidades.

Pese a no tener el título homologado en España, Argilagos fue contratado por Camio, con el beneplácito de la Fundación Balenciaga, para ocuparse del proyecto arquitectónico del museo. La Fiscalía también acusa al arquitecto de administración desleal, además de intrusismo profesional. Argilagos no se presentó a la comisión parlamentaria. Ahora estaba citado para declarar ante el juzgado el próximo lunes, pero al parecer no ha sido localizado aún en Miami, por lo que es posible que su declaración se posponga.

Precisamente cuando Argilagos se marchó a Miami entró en escena Paciel, tras ser contratado también por Camio. El fiscal le atribuye el cobro de 114.274 euros por realizar trabajos para los que "no estaba legalmente habilitado" y le acusa de un delito de intrusismo profesional.

Paciel declaró ayer que cuenta con el título de arquitecto expedido en Cuba, aunque no lo pudo homologar en España, según dijo, porque salió de la isla caribeña y no volvió. El imputado relató que su trabajo consistió en hacer dibujos y planos del desarrollo del proyecto que surgió tras los cambios propuestos por la Fundación Balenciaga.

Ante este desaguisado, la ex consejera de Cultura, la peneuvista Miren Azkarate; el ex director de Cultura guipuzcoano, Imanol Agote, y el ex alcalde de Getaria Josu Ezenarro admitieron su responsabilidad política ante la comisión parlamentaria. En sus conclusiones les recriminó a ellos, como responsables de Berroeta Aldamar, y a los patronos de la Fundación Balenciaga, entre ellos el Ministerio de Cultura, la falta de control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 04 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50