Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

Empeora el pronóstico de la nueva gripe

La OMS deja de hablar de enfermedad "leve" y la define como "moderada" - España está en fase de cambio hacia una propagación indiscriminada del virus

La nueva gripe ya ha infectado a casi 19.000 personas de 64 países. Y el patrón de transmisión avanza hacia una pandemia (el nivel 6 de la escala de la Organización Mundial de la Salud, OMS), según admitió ayer Keiji Fukuda, asesor de la directora de la OMS, Margaret Chan. Gran parte del aumento en el grado de preocupación de la organización se debe a la situación en España, Reino Unido, Chile, Japón y Australia. Estos cinco países han experimentado en los últimos días un aumento constante en el número de enfermos que no están directamente relacionados con viajes a Norteamérica. "Están en transición" hacia el modelo de México, Estados Unidos y Canadá, donde el H1N1 ya circula libremente sin estar vinculado a grupos de población concretos, dijo Fukuda.

Los casos graves se concentran en personas de menos de 40 años

El H1N1 no se transmite siguiendo el modelo de la enfermedad común

Además, la OMS -que sigue reservando el nivel 6 para la situación más grave, la de una expansión mundial- hizo, por primera vez, una modificación en la manera de calificar a la enfermedad. Fukuda dejó de hablar de una gripe "leve" y pasó a calificarla de "moderada". La causa es que, como admitió el portavoz de la OMS, los datos de que se disponen "no reflejan el estado real de la infección". A los hospitales o centros de salud sólo llegan los enfermos más graves. Y depende del ojo clínico del profesional (o de sus posibilidades presupuestarias) pedir un análisis especial para determinar el tipo de virus que ha infectado al paciente o, simplemente, tratarla como a una gripe más (el antigripal más usado, el Tamiflu, funciona con el H1N1 o con la infección estacional).

Infección especial

Además, hay características que hacen que esta infección pueda calificarse de especial: se está propagando por el norte a pesar de la llegada del calor (hasta ahora eso no sucede porque los rayos ultravioleta del verano inactivan a los virus); afecta más a menores de 60 años (lo normal en la gripe es que sean los mayores los más afectados); los enfermos más graves -los fallecidos o quienes desarrollan neumonías que necesitan incluso el uso de respiradores- tienen mayoritariamente entre 20 y 40 años, y hay una parte importante de los 117 fallecidos que no pertenecen a grupos de riesgo (ni son mayores, ni tenían enfermedades crónicas previas, ni eran mujeres embarazadas). Por eso Fukuda dijo que cada vez se está "más cerca del nivel 6" (el máximo previsto por la organización).

El asesor de Chan reconoció que en el seno de la OMS existe un debate acerca de los niveles de alerta, y que cada vez hay más expertos que afirman que debe tenerse en cuenta no sólo la expansión del virus (incontrolable en América del Norte, camino de serlo en países como España y con casos aislados en el resto), sino también la gravedad de la enfermedad que causa.

Fukuda destacó que este último aspecto -el impacto en la salud de los afectados- no era sólo debido al patógeno. También influye la vulnerabilidad de la población (por tener dolencias crónicas, por ejemplo) y la eficacia de los sistemas sanitarios. Por eso la OMS se prepara para informar al mundo de que puede haber varias situaciones a la vez: grave, moderada o leve dependiendo de aspectos como el país, la zona, el grupo de edad u otros factores. Además, la situación cambia continuamente. Entre el viernes y el lunes pasado la OMS, que ya no lleva un recuento diario, ha registrado 1.900 casos más. De ellos, por ejemplo, 1.048 se dieron en EE UU (no hay ningún Estado que esté ya libre de la enfermedad). Le siguen Canadá con 218 y Australia con 150. "En unos países baja, en otros hay repuntes. Es un sistema con altibajos", dijo Fukuda. El representante de la OMS admitió que es posible que tanto España (con los casos del cuartel de Hoyo de Manzanares o los centros escolares de Leganés) como Reino Unido pueden ser ya países exportadores del virus H1N1.

La organización todavía no tiene registrados casos en África. Hay uno sospechoso en Egipto que sería el primero del continente, con un agravante: es un país que este año ha registrado 27 casos de gripe aviar de un total de 38. Y en el horizonte de esta nueva enfermedad dos son las posibilidades que más temen los expertos: una mutación del H1N1 para hacerse más letal, o que se mezcle con el H5N1 que causa la gripe aviar y adquiera esa capacidad de su congénere.

Diario de una crisis

- Casos. Hacer un seguimiento cada vez es más difícil. No sólo porque no todos los infectados se registran, sino porque ya hay países -entre ellos, España- que no actualizan los datos a diario. Los últimos de la OMS son 18.965 casos en 64 países con 117 fallecimientos.

- España. Los últimos datos oficiales son del viernes: 167 confirmados. A ellos hay que sumarles, al menos, 15 de los centros educativos de Madrid, y ocho vinculados con el brote de Hoyo de Manzanares. En total, 190.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de junio de 2009

Más información