Ni utilizando 200 aparatos a la vez

"Me parece una medida más política que sanitaria", afirma Juan Represa, catedrático de medicina de la Universidad de Valladolid y miembro del Comité Científico para radiaciones de la Unión Europea. Hasta el momento, sólo se ha demostrado un efecto de las ondas electromagnéticas: aumentan la temperatura de los tejidos, explica. "Pero para incrementar un grado la del cerebro haría falta hablar con unos 200 móviles a la vez", añade.

Por eso cree que prohibir el uso de móviles por menores de 12 años, como ha decidido el Gobierno francés, es una medida "exagerada". "Sólo tendría sentido hasta los seis años porque el sistema termorregulador del cerebro aún no está maduro", dice, e insiste en que ningún estudio fiable ha podido demostrar otros efectos negativos, según reconoce la OMS.

Más información

Por su parte, la Unión Europea va a evaluar si existe una relación entre el uso del móvil y el desarrollo de tumores cerebrales en la infancia a través del proyecto de investigación MOBI-KID, en el que participa España.

Para José Luis Sebastián, catedrático de electromagnetismo de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Comité Asesor de Radiofrecuencias y Salud (CCARS), "aunque no haya evidencias científicas contrastadas, cualquier medida es positiva, en particular con los niños porque son quienes más abusan del móvil". Ambos expertos creen que la limitación sí tiene sentido pedagógico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de mayo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50