Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un autobús ecológico rueda por Madrid

La EMT prueba un modelo híbrido que puede reducir las emisiones a la mitad

Es fácil de identificar. Va forrado de pegatinas de verdes prados. Si se lo cruza y le queda alguna duda, mire la parte de atrás. "Primer bus híbrido. Eléctrico + diésel". La Empresa Municipal de Transportes (EMT) lo ha puesto a prueba por las calles de Madrid. Es el vehículo del futuro, según sus creadores. De ahí el nombre: Tempus (del latín Tempus fugit: el tiempo vuela). Su gran virtud, combinar gasóleo y electricidad, con lo que puede ahorrar "entre un 30% y un 50% de emisiones contaminantes y la misma proporción de combustible", según Juan Ángel Terrón, director de Ingeniería de la EMT. Por ahora es sólo un prototipo.

Una empresa gallega, Castrosúa, ha construido este modelo de autobús ecológico. Incluye un motor eléctrico y unas baterías que comienzan a cargarse cuando el conductor deja de acelerar. Como combustible puede usar gasóleo o sólo la electricidad. "Eso permite que el autobús pase por zonas sensibles como un hospital o el centro histórico de una gran ciudad sin contaminar y casi sin ruido", señala Antonio Barreiro, director de Investigación y Desarrollo de Castrosúa. Su empresa ha cedido el prototipo al Ayuntamiento de Madrid (como ya hizo antes con el mismo vehículo en Barcelona) para probarlo sobre el terreno. Estará cinco semanas transportando viajeros en distintas líneas, todas con recorridos por el centro de Madrid. Ayer, que fue el primer día, sólo funcionó hasta las 13.00 en la línea 75 (plaza de Callao-Colonia del Manzanares). A partir de la semana que viene, tendrá el mismo horario que el resto de la flota, según Terrón.

Durante el tiempo que ruede por Madrid, técnicos de Castrosúa y la EMT lo analizarán al milímetro: los tiempos que tarda en modo eléctrico, cuánto tarda al funcionar como híbrido, las velocidades medias... Tras recabar los datos, construirán un nuevo prototipo. Los autobuses ecológicos son más caros los convencionales. "Uno normal cuesta unos 200.000 euros, estos casi 300.000", según el directivo de Castrosúa, que espera fabricarlos en serie en 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 2009