Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:XII Premio Alfaguara de Novela

Entre el lujo y la necesidad

Cineastas, políticos y escritores se citan en una celebración de la fabulación

Firme y potente, desde el atril, Andrés Neuman proclamó ayer la necesidad de la ficción y, poco después, Gonzalo Suárez, cineasta y escritor, se unió al ganador del Premio Alfaguara por su obra El viajero del siglo, recordando las palabras de G. K. Chesterton: "La literatura es un lujo; la ficción, una necesidad". Las palabras del autor británico fallecido en la primera mitad del siglo XX estuvieron ayer bien presentes durante el acto de entrega del Alfaguara, que reunió a escritores, editores, cineastas y políticos y también cocineros, con el fondo de ese retrato de un tiempo convulso, el de la Europa del XIX, y sus paralelismos en la actualidad, que tan bien retrata El viajero del siglo.

Una de las primeras en llegar fue la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, a la que enseguida se vio en animada conversación con el gran protagonista de la jornada, Andrés Neuman. Para González-Sinde, la literatura en tiempos convulsos juega un papel fundamental. "La literatura es un acto inmediato y por ello es una ayuda inestimable para imaginar, explorar, ofrecer soluciones y, sobre todo, recapacitar. Nos ayuda a ver la realidad desde otros lugares", aseguró la responsable de Cultura.

El académico y escritor José María Merino, que llegó acompañado de su hija Ana, puso el acento en la literatura como modo de "hacer inteligente el caos de la realidad", mientras que Inés Sabanés, portavoz de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, fue más allá, al señalar que la "literatura actúa de revulsivo". No muy lejos, Manuel Vicent comentaba su próximo viaje a Colombia, a una zona cercana al territorio de la guerrilla, junto a la organización Médicos Sin Fronteras para realizar un reportaje para El País Semanal. "No tengo ya edad de ilusionarme, pero si hay que ir, se va", señalaba un vitalista Vicent, quien puso el acento en que la literatura sirve para olvidar, "para transformar la realidad en un sueño".

No faltaron a esta cita primaveral autores como Luis Goytisolo, presidente del jurado del premio, Ian Gibson, Luis Mateo Díez, Clara Sánchez, Lucía Etxebarría o Juan Eduardo Benavides. Carmen Alborch, diputada socialista, conversaba animada con autores como Fernando Royuela, Luisgé Martín o Rodrigo Muñoz Avia.

Del mundo del cine acudió Charo López acompañada del también actor Eusebio Lázaro, a los que se unieron más tarde las actrices Gemma Cuervo y Assumpta Serna. También estuvieron el rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, la realizadora Azucena Rodríguez y el cómico Luis Piedrahita.

Algo más lejos de la literatura, pero feliz, charlaba Andrés Madrigal, cocinero, que acaba de conseguir la primera estrella Michelin para su restaurante Alboroque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 2009