Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS

Rajoy se mofa de la economía sostenible de Zapatero

El líder del PP le llama "pirómano con casco de bombero"

Tras un trago complicado en Alicante el domingo, con el caso Gürtel como protagonista, que Mariano Rajoy resolvió atacando a los "inquisidores" que investigan al PP, el jefe de la oposición llegó a Andalucía. Y eso siempre le alegra. Allí está Javier Arenas, el hombre fuerte del partido, su verdadero báculo en los momentos difíciles, el que siempre le anima con su afán de ver el vaso medio lleno pase lo que pase. "A Javier casi lo hago alcalde de mi pueblo, de tanto que lo quiero", les dijo Rajoy a los malagueños para demostrar su amor eterno a Arenas.

Tanto se animó el líder, que realizó un discurso vibrante, en un mitin lleno a rebosar en la Plaza de la Constitución, y se mofó del proyecto de "economía sostenible" que había vendido su rival, José Luis Rodríguez Zapatero, el día anterior en Sevilla. "Melón, tomates, calabacín, lechuga, y el vino, y la cuota láctea, ésta es la economía sostenible, lo demás es un cuento chino, un engaño", sentenció en los aplausos del público.

Poco antes Arenas también había criticado el nuevo modelo económico de Zapatero, si eso incluye eliminar los chiringuitos o criticar la construcción, "algo que ha dado mucho trabajo y ha quitado mucha hambre en la Costa del Sol. No estamos para experimentos". El día antes, José Joaquín Ripoll, presidente del PP de Alicante, patria de la construcción desenfrenada en la costa, también reprochó la idea de Zapatero: "Quieren cambiar el modelo productivo para hundir a los que hemos levantado España, a la Comunidad Valenciana, Madrid y Murcia, que hemos creado empleo y hemos hecho crecer a España".

Rajoy afinó un poco más el tiro. Se concentró en la credibilidad de Zapatero. "No puede hablar de economía sostenible quien ha llevado a Andalucía y a España a una situación de paro insostenible. El pirómano que aparece con casco de bombero no es creíble. Andalucía en el último año ha visto cómo 380.000 personas han perdido su trabajo".

Su campaña ya está centrada en el paro, que es lo que quiere el PP, pero poco antes, Teresa Jiménez Becerril, número tres en la lista europea y hermana de Alberto Jiménez Becerril, concejal del PP de Sevilla asesinado por ETA, volvió por un momento a la anterior legislatura, lo que menos desea Rajoy. Recordó que los socialistas, cuando ella organizó en Bruselas una exposición de las víctimas de ETA, no acudieron. "No lo hicieron porque estaban negociando, y sin embargo, recibieron con palmas y olivos a Otegi".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 2009