Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero prevé firmar un "gran acuerdo" económico en las próximas semanas

El presidente asegura que los datos positivos "no tardarán mucho" en volver

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó ayer que prevé firmar en las próximas semanas un "gran acuerdo" con sindicatos y patronal sobre el nuevo modelo de crecimiento económico. En un acto de la precampaña electoral para los comicios europeos del 7 de junio, en Albacete, el presidente destacó la necesidad de sumar a "todos" para un nuevo modelo en el que primen la formación, la educación y la protección social. "Para que salgamos [de la crisis] sólidos y unidos trabajadores y empresarios", dijo.

Zapatero lanzó un mensaje de confianza sobre la economía: aseguró que los datos "buenos" volverán y "no tardarán mucho". Se trata de crear "más economía productiva y menos especulativa" y, según el presidente, el Gobierno está dispuesto a hacerlo. Además de a los empresarios y a los sindicatos, el jefe del Ejecutivo invitó a las comunidades autónomas a participar en esa "suma de todos", porque pueden contribuir, entre otras cosas, a estimular la demanda de sectores tan importantes como el del automóvil.

"No habrá recortes de los derechos de los trabajadores, lo pida quien lo pida"

En opinión del presidente, también "la suma de los ayuntamientos" colaborará a la puesta en marcha del nuevo modelo de crecimiento, sobre todo después de los resultados del nuevo Plan Estatal de Inversión Local, que ha creado, aseguró, 300.000 empleos.

"Vamos a conseguirlo, pese a la desconfianza de la derecha", subrayó el presidente, antes de acusar al PP de no haber confiado nunca en las capacidades de la gente. Zapatero afirmó que los populares son "muy cobardes" porque no se atreven a decir qué quieren hacer con la reforma del mercado laboral o las pensiones; sólo defienden, opinó, el recorte de derechos.

El presidente del Gobierno apuntó las razones por las que, según él, Mariano Rajoy perdió el debate sobre el estado de la nación: "Fue a intentar derrotarme a mí, no a proponer cosas buenas para España". "Ganamos nosotros porque fuimos a proponer a los españoles un nuevo modelo de crecimiento más justo, que termine con la especulación", dijo. El presidente insistió en que "no habrá recortes de los derechos de los trabajadores, lo pida quien lo pida".

Zapatero aprovechó el acto para felicitarse por estar invitado en la próxima cumbre del G-8 en Italia, algo que se ha conseguido porque el Gobierno "confía en España". "Y lo transmitimos", añadió. En ese sentido, lamentó que los populares critiquen a España cuando van al extranjero, y pidió que dejen estas prácticas y sean más patrióticos. "Que critiquen todo lo que quieran en España, pero que cuando salgan fuera defiendan a España, den confianza; eso es lo que tienen que hacer si son patriotas", planteó.

Zapatero habló también de la crisis financiera internacional, para explicar que es fruto de la "avaricia de aquellos que tienen mucho y quieren tener más", y defendió la necesidad del "fin radical" de los paraísos fiscales y los grandes sueldos que intentan "convertir las finanzas en un casino".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de mayo de 2009