Estados Unidos deporta al ex guardia nazi Demjanjuk a Alemania

Será juzgado por la muerte de 29.000 judíos en el campo de Sobibor

El ex guardia nazi John Demjanjuk fue deportado esta madrugada desde Estados Unidos a Alemania, donde se le procesará por la muerte de 29.000 prisioneros judíos en el campo de concentración de Sobibor, en la actual Polonia. Acaba así una prolongada y complicada batalla legal. Un avión fletado para la ocasión transportó a Demjanjuk, de 89 años, nacido en Ucrania y bautizado con el nombre de Iván, desde el aeropuerto de Burke Lakefront de Cleveland (Ohio) hasta Munich.

Es la última etapa de la larga persecución a la que Demjanjuk ha sido ha sido sometido durante 70 años y en tres continentes por sus crímenes. Ya en 1986, EE UU lo extraditó a Israel, donde en primera instancia fue condenado a muerte al considerarse que era otro guardia nazi, conocido como Iván el terrible, del campo de concentración de Treblinka. El Tribunal Supremo israelí, sin embargo, anuló la condena tres años después al concluir que probablemente se había producido una confusión con su nombre de pila. Demjanjuk regresó a EE UU, donde se le había retirado la ciudadanía, y ha vivido desde entonces como apátrida.

Un trabajador del aeropuerto de Cleveland explicó que Demjanjuk no mostró ninguna emoción y permaneció en silencio mientras era embarcado en el avión sentado en una silla de ruedas. Por la mañana había sido trasladado por una ambulancia desde su casa, oculto a las cámaras por una sábana, y trasladado a una oficina policial del centro de Cleveland.

Demjanjuk, situado en el primer lugar de la lista de "criminales de guerra nazis más buscados" del centro Simon Wiesenthal, había sido advertido la pasada semana de que su deportación era inminente. El pasado 14 de abril ya estuvo a punto de ser deportado, pero en el último instante un tribunal le dejó en libertad tras su último recurso. La semana pasada, sin embargo, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó validar una orden que le permitía quedarse en suelo estadounidense. "Siento que todo esto haya costado tanto tiempo", afirmó Avner Shalev, director del Yad Vashem Holocaust Memorial de Jerusalén. "Pero al menos hemos logrado un poco de justicia. Deseemos que tenga un juicio justo en Alemania. Simbolizará que el mundo aún es consciente y no se inhibe ante los crímenes nazis".

Demjanjuk sufre una dolencia en la columna vertebral, anemia y fallos renales. Sus abogados trataron de utilizar su salud para evitar la deportación, aludiendo que es una persona dependiente que necesita ayuda para levantarse o caminar. Pero los cazadores de criminales nazis entregaron al tribunal que ve su caso una grabación en la que puede verse a Demjanjuk caminando y desenvolviéndose con cierta agilidad.

Su hijo John aseguró que seguirá con los recursos en marcha en los Estados Unidos y calificó de "inhumano" el trato dispensado a su padre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de mayo de 2009.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50