Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empleados de Milano indicaron que la trama corrupta pagó trajes a Camps

Mensajes electrónicos enviados antes de estallar el escándalo confirman los hechos

Empleados de la tienda de ropa Milano apuntaron en diciembre de 2008, dos meses antes de que estallara el escándalo del caso Gürtel y se hiciera pública la posible implicación de dirigentes del PP, que los responsables de la trama empresarial corrupta habían pagado trajes de ese establecimiento al presidente valenciano, Francisco Camps. Al menos dos directores de esas tiendas informaron de ello en sendos correos electrónicos -incorporados al sumario y a los que ha tenido acceso EL PAÍS- dirigidos al responsable del departamento de auditoría del Grupo Cortefiel.

Ninguno de los trabajadores de Milano que habló de estas circunstancias era José Tomás, el sastre que atendía habitualmente a Camps y al que ha descalificado el PP en las últimas semanas. Tomás ha declarado al juez Baltasar Garzón que ni Camps ni ninguno de los políticos valencianos del PP a los que entregó trajes pagaron por ello, sino que lo hicieron los directivos de Orange Market, una las empresas de la trama corrupta que consiguió más de seis millones de euros en contratos de la Comunidad Valenciana.

Anticorrupción rastreó una factura que no figuraba en la contabilidad

En diciembre de 2008, Cortefiel (propietario de las tiendas Milano) recibió un escrito de la Fiscalía Anticorrupción, que llevaba más de un año investigando una denuncia. Anticorrupción preguntaba por una factura pagada por Easy Concept -una de las empresas de la trama que operaba en la Comunidad de Madrid- por importe de 34.336 euros ("en una o varias facturas"). El responsable del departamento de auditoría no localizó la factura, por lo que remitió un correo electrónico a los directores de las tiendas Milano en España.

La inmensa mayoría contestó de manera negativa, pero hubo dos directores -el de la tienda de la calle Serrano (Madrid) y el de una de Sevilla- que ofrecieron los primeros datos sobre el supuesto pago de trajes por parte de la trama al presidente valenciano, Francisco Camps.

El responsable de la tienda de Sevilla respondió a la pregunta con una hipótesis basada en sus recuerdos: "Quizás los uniformes fueran de [José] Tomás", dijo en referencia al anterior director de la tienda de Serrano. El director sevillano aseguró en su correo electrónico que Tomás había hecho trajes a "gente del PP de Valencia". Y apuntó que la persona que se encargaba de todas esas gestiones era "Álvaro", en referencia a Álvaro Pérez, el amigo de Camps y directivo de una de las empresas de la trama corrupta.

El director de la tienda de Serrano, en Madrid, ofreció en su correo electrónico datos más precisos citando como fuente de su información a una compañera que trabajaba como cajera en la tienda. "Recuerda haber generado una factura por una cantidad parecida a una empresa llamada Orange Market [la que dirigía Álvaro Pérez] por un importe de 24.308 euros, factura abonada por talón el día 13-07-2005". La empresa, según el mismo correo electrónico, se dedicaba a montar los eventos del PP de la Comunidad Valenciana.

Los encargos a la tienda Milano, según la cajera, correspondían a unos uniformes que se realizaron a distintos cargos de este partido, incluido Francisco Camps".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de abril de 2009