Naciones Unidas reprende a EE UU por no castigar las torturas de la CIA

El relator especial de la ONU advierte que se ha violado la ley internacional

Al relator de Naciones Unidas contra la Tortura no le ha gustado nada la decisión tomada por el presidente de Estados Unidos de no enjuiciar a aquellos agentes de la CIA que utilizaron técnicas cuestionables de interrogatorio contra sospechosos de terrorismo entre 2002 y 2005. Para Manfred Nowak, la decisión de Barack Obama viola el derecho internacional. Así de sencillo. "EE UU, al igual que los otros países adheridos a la Convención de la ONU contra la Tortura, se ha comprometido a investigar las torturas y llevar ante la justicia a todas las personas con pruebas en su contra", declaró Nowak en una entrevista concedida al diario vienés Der Standard.

La pasada semana, Obama anunció que los colaboradores de la CIA que utilizaron métodos sospechosos de tortura no serían encausados, ya que cumplían órdenes. "Aquellos que cumplieron con sus obligaciones fiándose de la buena fe del asesoramiento del Departamento de Justicia no serán enjuiciados", manifestó el presidente tras darse a conocer la publicación de cuatro memorandos que detallaban con todo detalle las técnicas que los agentes de la CIA debían emplear en las prisiones secretas que la agencia tenía desperdigadas por el mundo contra los sospechosos de pertenecer a Al Qaeda.

Más información
Obama deja la puerta abierta a enjuiciar las torturas de la era Bush

El anuncio decepcionó a grupos defensores de los derechos humanos y a ex detenidos, que condenaron esas prácticas como tortura. Ahora ha hablado el relator de la ONU. "El hecho de que uno haya cumplido una orden no le exime de responsabilidad", advierte Nowak, aunque admite que, sin embargo, podría ser una circunstancia atenuante. Para Nowak, lo más importante ahora es abrir una investigación exhaustiva por parte de instancias independientes. Los tribunales y fiscales de EE UU pueden abrir diligencias por presuntas torturas, razona Nowak en la entrevista, para concluir que también lo pueden hacer "otros países, como por ejemplo España".

Pero la Administración demócrata ya ha dejado claro que va a proteger a los empleados de la CIA de "cualquier tribunal internacional o extranjero" -en referencia a las diligencias iniciadas en España por el juez Baltasar Garzón contra un grupo de colaboradores del ex presidente George W. Bush-.

El senador Patrick Leahy, presidente del Comité de Asuntos Judiciales de la Cámara alta, asegura que los informes sobre las torturas refuerzan su argumento de establecer una comisión independiente que investigue lo sucedido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Anthony Romero, director del grupo de defensa de derechos civiles ACLU, considera "insostenible" una amnistía encubierta para los agentes de la CIA.

Nowak cree muy improbable que Obama vaya tan lejos como para dictar "una ley de amnistía", y considera que lo que ha sucedido es puramente político. El presidente ha querido dejar claro que pasa página en ese asunto. "Es hora de reflexionar y no de castigar", declaró Obama tras dar a conocer los informes sobre los métodos de torturas de la CIA.

George Bush, junto a George Tenet, director de la CIA cuando se aprobaron las torturas, en 2001.
George Bush, junto a George Tenet, director de la CIA cuando se aprobaron las torturas, en 2001.AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS