Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Podas abusivas" en la calle de Serrano

La Comunidad detecta 186 árboles cortados incorrectamente

Los 34 árboles adultos -algunos de más de 40 años de edad- talados en la calle de Serrano podrían ser sólo las primeras víctimas de las obras de remodelación de la vía que lleva a cabo el Ayuntamiento de Madrid desde hace cuatro meses. La Comunidad envió ayer a técnicos de Flora y Fauna de la Consejería de Medio Ambiente para determinar si la tala, autorizada por el Consistorio, ha sido legal. De momento, lo que constata el informe preliminar que han elaborado es que ha habido "podas abusivas" en 186 árboles entre la calle Diego de León y la plaza de la Independencia.

Los técnicos alertan en sus conclusiones provisionales de que estos ejemplares podados excesivamente pueden desarrollar en las próximas semanas una enfermedad llamada antracnosis y que está provocada por un hongo de pudrición, el gnomonia veneta. La poda, aseguran los técnicos, provoca heridas en las ramas, por las que sale la savia. Es ahí donde se instalan los hongos, que pudren el duramen (parte interna del tronco). La entrada de los hongos puede poner en peligro la supervivencia de los ejemplares, asegura el informe, o, como mínimo, debilitar a unos árboles que ya están sufriendo el estrés de las obras.

Medio Ambiente afirma que los cortes han sido "poco técnicos"

La finalidad aparente es "evitar molestias durante las obras"

El Ayuntamiento replica que la tala se realiza bajo supervisión

PSOE: "Se dijo que no se iba a talar. Se ha incumplido el proyecto"

La poda ha sido "poco técnica", dicen los especialistas de la Comunidad en unas conclusiones de las que ayer informó la Consejería de Medio Ambiente. Los técnicos encontraron en su inspección ramas cortadas por la mitad en lugar de por su nacimiento. Parece, añaden, "como si hubiesen considerado los árboles como mobiliario urbano", sin atender a "criterios técnicos" y con la única finalidad aparente de "evitar molestias durante la ejecución de las obras".

Los especialistas detectaron otro problema. Al haberse podado más la mitad de la copa que da a la calzada que la que da a la acera, pueden haberse generados desequilibrios en el árbol y el consiguiente riesgo de caída en caso de rachas fuertes de viento. Es pronto para saber si el Ayuntamiento será sancionado, asegura Medio Ambiente. De momento, los técnicos sólo han hecho una primera inspección. Después deberán determinar si las 34 talas fueron correctas. Es decir, si los árboles se cortaron por estar enfermos o porque su trasplante era inviable. Hace apenas dos semanas el Consistorio insistía en que ningún árbol sería talado.

Las sanciones por incumplir la ley varían en función de la valoración de los daños, su extensión, cuantía y la manera cómo se ha tramitado la actuación, según la Consejería de Medio Ambiente. A la vista del informe preliminar, se prevé que la sanción al Ayuntamiento será "importante". Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, alertados por la Consejería, también inspeccionaron el sábado las talas. Se limitaron, explicó una portavoz, a levantar acta y a remitirla a la Consejería, que es la que sanciona.

Una portavoz del Ayuntamiento de Madrid reiteró ayer que la tala de los 34 árboles y la poda del resto fue aprobada por la Dirección general de patrimonio verde, dependiente de la Concejalía de Medio Ambiente que encabeza Ana Botella. Explicó también que la tala la realizaron operarios de la concesionaria que realiza las obras de remodelación de Serrano, "bajo supervisión de técnicos del Ayuntamiento".

"Es un auténtico arboricidio", aseguró ayer el portavoz del grupo municipal del PSOE, David Lucas. "Se dijo que no se iba a talar ningún árbol. El Ayuntamiento ha incumplido el proyecto de la obra". El PSOE pedirá explicaciones al Consistorio en la próxima comisión de Medio Ambiente. "No es sólo por estos ejemplares, sino porque se avecinan muchas obras y no queremos que se cometa otro hecho como éste".

Para Luciano Labajos, jardinero afiliado a CC OO, educador ambiental y autor de varios libros sobre botánica, entre ellos uno de jardinería tradicional en Madrid, el problema es que el Ayuntamiento ha tratado de "engañar a los ciudadanos". Asegura que los trasplantes de grandes ejemplares que viven en las aceras, aunque técnicamente posibles, "no son viables". Aun así, añade, "se dice que se harán para no preocupar al ciudadano. Es una cuestión cosmética, de imagen. Los árboles sufren con las obras y los políticos tienen que asumirlo. Lo más honrado sería decir que tienen que desaparecer". Según Labajos, es posible podar en todas las épocas del año en Madrid, pero "no se deben hacer cortes de más 8 ó 10 centímetros". Si se hacen, al principio parece que el árbol no está afectado, porque le crecen pequeñas ramas, explica, pero después "desarrolla pudriciones".

Los técnicos de Medio Ambiente también detectaron ayer que tres árboles de Serrano presentaban "desbroce masivo", lo que quiere decir que prácticamente sólo les quedaba el tronco. Eso les hace sospechar que los podaron como paso previo a la tala. Los ejemplares estaban entre Ortega y Gasset y Don Ramón de la Cruz, en la acera de los números pares.

Por otro lado, comoquiera que durante la presentación del proyecto de obras para Serrano algunos vecinos asistentes destacaran los riesgos que implicaría la exigua distancia, unos dos metros, entre el forjado de estos estacionamientos y la bóveda del túnel del Ave que cruzará bajo la calle, en un principio a 30 metros de la cota, los responsables del Ministerio de Fomento han decidido rebajar el gálibo del túnel y los del Ayuntamiento, alzar la losa de los forjados, según fuentes de Fomento consultadas, informa Rafael Fraguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de abril de 2009