Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis reduce la recaudación en todos los impuestos concertados

Los datos de los dos primeros meses reflejan el estancamiento económico

El año 2009 ha empezado tan mal como terminó el anterior. Si al cierre de 2008 la recaudación fiscal cayó un 6,8%, en los dos primeros meses de este ejercicio lo ha hecho en un 5,2%, según los datos oficiales de recaudación ya en manos del Gobierno vasco. Por vez primera se puede observar un retroceso en la recaudación de todos los tributos concertados (aquellos que gestionan las haciendas forales), directos a particulares o a empresas, o indirectos. Tan solo ha mejorado, en un 41,9%, un concepto, -recargos, demora y sanciones-, menor por su volumen, 6,3 millones de euros, pero que también refleja la profundidad de la crisis que golpea a Euskadi. La recaudación de los dos primeros meses del año ascednió a 2.072 millones de euros frente a los 2.209 millones en el mismo plazo del pasado ejercicio.

Euskadi espera los resultados de crecimiento del primer trimestre

El incremento del paro tiene su impacto directo sobre el IRPF

El hecho de que la caída en la recaudación afecte a todos los impuestos muestra una diferencia sustancial con respecto al cierre de 2008. La destrucción de empleo y la cifra de parados en Euskadi, que ayer situó el Inem en 120.090, con un alza del 4,7% en marzo, está teniendo un impacto directo en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Si al cierre de 2008 las retenciones del trabajo subían un 7% y el global del IRPF crecía un 4,5%, a febrero pasado las retenciones de los rendimientos de trabajo y actividades profesionales cayeron un 2,6%. El único concepto de este impuesto que se mantiene en positivo son las retenciones por los rendimientos de capital inmobiliario.

Lo peor es que si continúa la avalancha de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y de cierres de pequeñas y medianas empresas, la recaudación por el IRPF se puede resentir aún más. Es cierto que los perceptores de una prestación por desempleo todavía tienen una retención fiscal, aunque sea menor, pero no es menos cierto que si no se sale de la crisis en el momento en que se termine su prestación la recaudación caerá aún más.

El otro gran tributo directo, el Impuesto de Sociedades que afecta a las empresas, ha entrado en caída libre. Si a finales del pasado año el descenso fue de un 18%, en este momento es ya llega al 24,6%. A este retroceso hay que sumar que el resto de los tributos directos también ha disminuido.

A la espera de los datos de crecimiento económico a finales de marzo, las posibilidades de una entrada en recesión (dos trimestres seguidos de decrecimiento del Producto Interior Bruto) resultan más que evidentes. Y no sólo por lo que ya han anticipado diversos analistas y patronal y sindicatos, sino también porque, lejos de percibirse una mejora, se observa que el deterioro continúa. En el último trimestre de 2008, la economía vasca se contrajo en un 1,1%, según los últimos datos del Eustat.

Otro de los aspectos más dramáticos de la recaudación es el descenso del IVA de gestión propia en un 8%, algo que demuestra que el consumo de particulares y empresas no se recupera. Lo mismo puede decirse de los impuestos especiales o las tasas sobre el juego, que retroceden en un 26,3%, cuando el descenso a finales del pasado año era de un 8%, un dato que muestra que los contribuyentes no buscan la salida a la crisis a través de los juegos de azar.

El desafío del cambio

Euskadi se encuentra a pocos días de un cambio en el Gobierno vasco que se enfrenta al desafío de una economía, que, en consonancia con las de su entorno, espera ver la luz al final del túnel de la crisis. Los socialistas han prometido un paquete de medidas para hacer frente al estancamiento, pero la salida real no está en sus manos, como no estuvo en las del Gobierno de Juan José Ibarretxe la entrada. La única realidad es que resulta más que probable que el nuevo Ejecutivo inicie su mandato con el anuncio por parte del Eustat de un segundo trimestre consecutivo con decrecimiento del PIB; algo que ya sucede en la mayor parte de las economías del entorno.

Las malas perspectivas las confirmó ayer el diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, que ofreció los datos de recaudación en su territorio hasta el 25 de marzo con una bajada acumulada del 9,47% con respecto al mismo periodo del ejercicio 2008. Señaló en las Juntas Generales que hay que esperar a ver cómo se desarrolla la situación hasta mayo y "en que medida se modifican las previsiones presupuestarias".

Olano detalló que "se han practicado aplazamientos tributarios a unos 753 contribuyentes por más de 18 millones de euros y se han recibido un total de solicitudes de aplazamientos de 2.800 contribuyentes sobre un importe total de 60,2 millones".

Diario de la crisis

- 15 de octubre de 2008. El Consejo Vasco de Finanzas admite que la recaudación de ese año no cumpliría las previsiones: se reduciría en 732 millones, un 5,12% menos de la previsión.

- 28 de octubre de 2008. El Gobierno prevé un crecimiento en 2009 de un 1,5% en sus presupuestos.

- 14 de enero de 2009. El Gobierno reduce en un 66,6% su previsión de crecimiento en dos meses.

- 12 de febrero de 2009. La crisis hace caer la recaudación por tributos concertados en 2008 un 6,8% con respecto a 2007.

- 18 de febrero de 2009. La economía vasca decreció un 1,1% en el último trimestre de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009

Más información