Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un féretro contenía restos de tres víctimas diferentes

El equipo médico enviado por Trillo a Turquía para recuperar los cadáveres de los militares fallecidos no se limitó a confundir la identidad de las víctimas, sino que mezcló restos humanos procedentes de diferentes cuerpos. Así lo ratificó ayer en el juicio del Yak-42 el forense de la Audiencia Nacional Juan Miguel Monge Pérez, quien explicó que "se encontraron tres perfiles genéticos distintos en un mismo féretro". En concreto, dos piernas que no correspondían al cuerpo y que, además, calzaban números diferentes.

Los forenses de la Audiencia Nacional y del Instituto Nacional de Toxicología analizaron los 21 cadáveres que fueron exhumados en noviembre de 2004 (no lo pudieron hacer con los otros seis porque habían sido incinerados) y comprobaron que los análisis genéticos realizados en España eran "exactamente iguales" a los efectuados en Turquía.

Es decir, que la identificación de los 32 cadáveres a los que los forenses turcos dieron su visto bueno era correcta; mientras que la de los 30 identificados en exclusiva por el general Navarro y sus ayudantes era errónea en todos los casos.

La declaración de los forenses turcos estaba prevista para hoy por videoconferencia, pero el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, informó ayer de la imposibilidad de llevarla a cabo por "falta de condiciones técnicas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 2009