Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex jefe del Ejército de Tierra dice que la organización del funeral dependía de Presidencia

El general Alejandre contradice al ex JEMAD Félix Sanz y niega que conociera los errores en las identificaciones del Yak el día siguiente del siniestro

La comparecencia del general Luis Alejandre no estaba prevista inicialmente en el juicio del Yak-42. Pero el mando militar que supuestamente alertó al Ministerio de Defensa de los errores en la identificación de 30 de las 62 víctimas del accidente ha declarado hoy después de que el presidente del tribunal le citara al referirse a él varios testigos que han pasado por la Audiencia Nacional en las sesiones anteriores. Preguntado sobre si se fijó la fecha y hora del funeral con independencia de tener la certeza de que todos los cuerpos estuvieran identificados, Alejandre ha esquivado las responsabilidades. "Yo no tomo la decisión y doy por sentado que el que la toma da por supuesto que estarán todos los cadáveres en Torrejón identificados; hay decisiones que se escapan a un Consejo de Dirección; la decisión de organizar un funeral de Estado tiene otra fuerza que depende de Presidencia y Casa Real", ha indicado Alejandre.

El general ha negado que tuviera conocimiento de los fallos en las identificaciones el día siguiente del siniestro. "Por supuesto que no", ha afirmado con rotundidad. Según ha explicado, se enteró de los problemas en los reconocimientos "un año después" de la tragedia "entre el 3 y el 8 de marzo de 2004". Esta declaración contradice a la del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa Félix Sanz Roldán -que accedió a este cargo un año después del siniestro- para quien Alejandre no solo avisó de los errores en una reunión del Consejo de Dirección del ministerio celebrada el 27 de mayo de 2003, un día después del accidente y 24 horas antes del funeral de Estado, sino que propuso que los cadáveres mal identificados no se entregaran a los familiares y que se trasladaran a una morgue para seguir con las tareas de reconocimiento, según le reveló en una conversación privada.

Preparación de la ceremonia

Alejandro sí ha confirmado que en ese encuentro del Consejo de Direción se concretó la preparación de la ceremonia. El propio ex ministro Federico Trillo explica en el libro Memoria de entreguerras que deliberaron sobre la hora del funeral en aquel Consejo tras haber regresado a España sin saber "cuando terminarían los trabajos de identificación".

Pero Alejandre ha declarado hoy ante el juez que el Consejo de Dirección "poco podía opinar" sobre los trabajos de identificación porque sólo se celebró unas horas después de que concluyeran estas tareas. "No hablamos de identificaciones ni de cadáveres". El general ha afirmado que tampoco mantuvo reunión alguna con Félix Sanz Roldán. "Nunca me entrevisté con él. Lo encontré en el funeral, pero no hubo entrevistas". Alejandre ha declarado que le ofreció a Trillo el equipo de identificacion de la Guardia Civil, pero el ministro lo rechazó porque el equipo que se llevaba, integrado por los tres acusados, tenía "mucho rodaje" y ya "habían participado en las labores posteriores al atentado contra siete agentes del CNI en Irak", según el ex titular de Defensa.

Durante las sesiones anteriores varias declaraciones han apuntado a las órdenes recibidas desde Defensa para acelerar la repatriación de los cuerpos. Unos documentos del Gabinete Técnico del ministerio a los que ha tenido acceso EL PAÍS confirman que Trillo fijó la fecha y la hora del funeral al día siguiente del accidente tras despachar con el ex presidente José María Aznar e informar a la Casa Real.

Participantes de la reunión

Según Alejandre, en el Consejo de Dirección estuvieron presentes, además del ministro Trillo, los cuatro jefes de Estado Mayor, el subsecretario de Defensa, el director General de Política de la Defensa, el jefe del Gabinete del Ministro y el Secretario General de Política de la Defensa, Jiménez Ugarte, al que Trillo ordenó que dispusiera todo para el funeral. El ex jefe del Ejército de Tierra ha añadido que cuando la misma tarde del 27 de mayo disponía ya de muchos datos de las familias sobre enterramientos y traslados después del funeral.

La acusación le ha preguntado si llego a decirle a una periodista que él nunca hubiera permitido "la aberración" que se produjo en las repatriaciones. "Es una carta que está escrita en 2005; es fácil decir las cosa después. Una cosa es lo que se vive en aquel momento y otra lo que se viven años después", ha indicado Alejandre. La declaración de Alejandre fue solicitada por el abogado del principal acusado, el general Vicente Navarro. El fiscal pide cinco años de prisión para Navarro y cuatro años y medio para el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez, acusados de un delito continuado de falsedad en documento oficial.

Además del general, hoy han comparecido ante el tribunal los cuatro empleados de una funeraria de Zaragoza que fueron enviados a Trebisonda el 26 de mayo de 2003, para ayudar a la delegación española en las labores de enferetramiento de los cadáveres. El primer interrogado ha sido Manuel Mejías, que ha asegurado no recordar si los tres acusados, sentados en el banquillo, estuvieron en el lugar del accidente. Además ha señalado que los féretros para trasladar a los fallecidos ya venían identificados. "No sé quien puso los papeles en los féretros, si fueron los militares turcos o los españoles, le mentiría si le dijera quien los puso".