Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Preservativo

Font-rubí, Barcelona

No entiendo la prohibición sistemática y continuada de las jerarquías eclesiásticas católicas y del Papa del uso de condones, sobre todo insistiendo en África, continente muy afectado por el sida. ¿Es que el Papa ha tenido en sus brazos a un niño, joven, mujer u hombre muriendo de sida o ha visto en directo el sufrimiento que implica? Entiendo que la Iglesia defienda el derecho de los no nacidos a nacer, pero ¿y después? ¿Qué les espera a muchos niños? ¿Enfermedades que podrían evitarse como el sida, hambre, guerras?

¿Por qué insistir en prohibir un trocito de plástico que en muchos casos marca la diferencia entre la vida, la enfermedad cruel y la muerte? Creo que Jesús habría dicho "utilizad todo lo que tengáis al alcance para evitar el sufrimiento humano". Los niños son lo más puro, inocente y precioso de la vida. Si no los cuidamos, ¿qué humanidad nos queda?- Imma Puig. Barcelona.

Oponerse al preservativo como protección para el sida y otras enfermedades de transmisión sexual es terriblemente irresponsable.

Después de las últimas declaraciones del Papa, cabe preguntarle si está dispuesto a cargar sobre su conciencia los miles y miles de personas que morirán de sida en los próximos años por no usar el preservativo. Si está dispuesto, le ruego que deje de proclamarse como defensor de la vida. Y si no lo está, le ruego que rectifique y ayude a esos miles de personas a salvar sus vidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de marzo de 2009