Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El final de la misión más antigua

España abandonará Kosovo este verano

Defensa anuncia el fin de la misión después de 10 años, al no reconocer la independencia del país - Chacón despachó el miércoles el asunto con Zapatero

La primera visita de una ministra española de Defensa a Kosovo tras su declaración unilateral de independencia también será la última. Carme Chacón anunció ayer en Base España, junto a la localidad kosovar de Istok, que los 620 militares españoles integrados en la fuerza de la OTAN (KFOR) se retirarán antes de que termine este verano. "La misión está cumplida. Es la hora de volver a casa", dijo la ministra ante una nutrida representación del contingente.

Aunque es la segunda vez que Zapatero decide retirar las tropas españolas de una operación, el Gobierno no se esperaba ayer que en esta ocasión levantara las ronchas que provocó la retirada de Irak, en abril de 2004. Chacón dijo en Kosovo que el repliegue se hará "de forma escalonada y en coordinación con nuestros amigos y aliados". España planeaba retirar sus tropas de Kosovo en cuatro meses, pero ha ofrecido al secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, coordinar la operación y hacerlo en cinco o seis si fuera necesario.

La ministra dice que los objetivos "están cumplidos. Es hora de volver a casa"

El repliegue se hará de forma escalonada y en coordinación con los aliados

Tras despachar con Zapatero, la ministra llamó el miércoles a Scheffer para adelantarle la decisión, que ayer formalizó por escrito el embajador español ante el Consejo Atlántico, Carlos Miranda. Según Chacón, la conversación con el secretario general de la OTAN fue cordial. Éste le dijo que la decisión le parecía legítima y que la entendía, y le agradeció que haya mantenido las tropas durante un año tras la declaración de secesión en febrero de 2008.

Chacón no lo dijo en su discurso, pero la independencia de Kosovo ha sido el detonante de la retirada. Aunque formalmente la OTAN no entra en esa cuestión, España es uno de los cinco países aliados que sigue considerando que este territorio forma parte de Serbia y eso le coloca en una situación cada vez más incómoda. De hecho, España no participa en las nuevas misiones de la KFOR, como la formación de la Fuerza de Seguridad de Kosovo y la construcción de un sucedáneo de Ministerio de Defensa, por considerar que éstas ayudan a la construcción del Estado independiente.

La OTAN, además, está inmersa en un proceso de reducción del volumen de la KFOR, que pasará de sus actuales 15.500 efectivos a 9.000 primero y a 7.000 después, en los próximos meses. A medio plazo, cuando se active la tercera fase del plan de operaciones, sólo quedará una fuerza residual de 2.500 soldados con carácter disuasorio. En estas condiciones, según fuentes militares, la decisión española no plantea especiales problemas. Aunque es probable, admiten las mismas fuentes, que se pida a España un mayor esfuerzo en la única operación de la OTAN en la que seguirá participando: Afganistán.

Tras anunciarlo a los soldados, Chacón llamó desde Kosovo a los portavoces de los grupos parlamentarios. Entre ellos, a Beatriz Rodríguez-Salmones (PP), que ha pedido repetidamente al Gobierno que retire las tropas de Kosovo o someta la misión a la aprobación del Congreso.

El propio viaje de la ministra fue una prueba de lo incómoda que se encuentra España en el nuevo Estado balcánico. En lugar de aterrizar en el aeropuerto internacional de Pristina, como hacen todas las autoridades, el avión español se dirigió a la base de la OTAN en Dacovika, bajo control italiano, para evitar cualquier posible encuentro con representantes del Gobierno que dirige el ex guerrillero Hasim Thaçi. La pista de Dacovika no admite grandes aviones, por lo que la ministra tuvo que volar desde España en un Hércules de transporte. Para complicarlo más, un motor se averió media hora después de despegar de Torrejón, por lo que hubo que regresar y cambiar de aparato. Llegó a Kosovo con más de dos horas de retraso.

Desde el aeropuerto de Dacovika, Chacón cubrió en helicóptero los 75 kilómetros que le separaban de Base España, por lo que no puso el pie en Kosovo fuera de las instalaciones bajo control de la OTAN. En ninguna de estas bases ondea la bandera del nuevo Estado independiente. Pero a decir verdad la enseña ni siquiera se ve por los pueblos de Kosovo, salvo en edificios oficiales. La que sigue predominando es la bandera del águila bicéfala que sólo representa a los albanokosovares.

En su breve discurso ante los militares, Chacón hizo balance de los 10 años que han transcurrido desde que, en marzo de 1999, la OTAN inició los bombardeos de Serbia para frenar la limpieza étnica de Milosevic. Recordó que por este enclave de los Balcanes han pasado 22.000 militares españoles que han participado en 241 misiones de desactivación de explosivos y han repartido un millón de kilos de ayuda. Y también que han pagado un alto precio: nueve de ellos se han dejado aquí la vida.

"Todos sabemos que no ha sido una tarea sencilla, pero los objetivos de la misión que trajo a las tropas españolas aquí están cumplidos", concluyó Chacón. Aunque pecó de optimista al dar por hecho que ya existe seguridad suficiente para el retorno de los refugiados o la protección de las minorías, fue su forma decir que la construcción de un Estado independiente no estaba entre los objetivos de España. Los militares aplaudieron a la ministra, a pesar de que ellos deberán completar sus cinco meses de misión.

Una década en la zona

- Autorización de la ONU. Las tropas españolas llegaron a Kosovo en 1999, después de que el Consejo de Seguridad de la ONU autorizara el despliegue de una fuerza internacional liderada por la OTAN para consolidar la paz en el territorio.

- Misión de la OTAN. La fuerza internacional (KFOR) cuenta con unos 16.000 efectivos de 24 naciones de la OTAN y de otras 11 no integradas en la Alianza Atlántica.

- 22.000 militares españoles. El contingente español está compuesto por 585 militares, desplegados principalmente en Base España (Istok) y tienen una zona de actuación de unos 470 kilómetros cuadrados. Desde el inicio de la misión, 22.000 militares españoles han pasado por Kosovo.

- Objetivos. La misión del contingente ha sido garantizar la seguridad que permitiera a los refugiados volver a sus hogares y proteger a las minorías. Desde 1999, los soldados españoles han realizado más de 52.000 patrullas y participado en 240 misiones de desactivación de explosivos. Han repartido casi un millón de kilos de ayuda humanitaria y han construido carreteras, escuelas y hospitales.

- Víctimas. Desde 1999, han perdido la vida en Kosovo nueve militares españoles, la mayoría en accidentes de tráfico. Un brigada murió por un disparo accidental en 2000. Un sargento resultó herido leve en los disturbios provocados por serbios contrarios a la independencia en marzo de 2008.

- Independencia. Kosovo declaró su independencia el 17 de febrero de 2008. España no lo ha reconocido como Estado. Francia, Reino Unido, Italia, Alemania y EE UU, sí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de marzo de 2009

Más información