Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boadilla anuncia la destitución de dos cargos implicados en el 'caso Gürtel'

Están acusados de cobrar comisiones de la supuesta trama dirigida por Correa

Boadilla del Monte se ha convertido en el epicentro de la trama de corrupción que investiga el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Por lo menos en cuanto a repercusiones políticas. Tras la dimisión hace 15 días del alcalde, Arturo González Panero, y la renuncia el pasado viernes de su asesor, Tomás Martín Morales, ayer se supo que otros dos cargos, vinculados también a la misma empresa pública municipal, dejarán el Ayuntamiento a final de esta semana. El ex alcalde y Martín Morales ocupaban los puestos de presidente y vicepresidente de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda de Boadilla (EMSV).

El nuevo regidor, Juan Siguero, anunció ayer que destituirá a otros dos responsables de la EMSV por estar implicados en el caso Gürtel. Se trata del diputado regional Alfonso Bosch y del ex concejal José Galeote. Están acusados de cobrar comisiones de la trama de corrupción que lidera supuestamente Francisco Correa.

El auto de Garzón revela cobros de comisiones por adjudicar contratos

Bosch "tuvo un papel destacado en las operaciones inmobiliarias que Correa [supuesto cabecilla de la trama corrupta] ha realizado en dicho municipio", según el auto de inhibición de Garzón a favor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que tendrá que decidir sobre la imputación de Bosch por ser diputado regional. Además, es gerente de la EMSV desde 1995. Durante este periodo adjudicó a la empresa Easy Concept (una de las de Correa) la gestión de la Oficina Municipal de Atención al Ciudadano por 506.000 euros anuales en un contrato por 14 años. El auto judicial explica cómo Bosch se autoinculpó: "Reconoce en las intervenciones telefónicas que él se encuentra detrás de todo el tinglado de Boadilla, refiriéndose a las actuaciones de naturaleza urbanística denunciadas en los medios de comunicación".

Por su parte, Galeote, consejero de la EMSV, recibió 612.506 euros en comisiones mientras fue concejal (1995-2003), según la investigación judicial. Galeote fue hombre de confianza de González Panero. Cuando se formalice la destitución de Bosch y Galeote esta semana serán cuatro los cargos políticos que hayan abandonado sus puestos en el Ayuntamiento de Boadilla.Dos agentes vestidos de paisano se personaron ayer en la tercera planta del edificio prefabricado que hace las veces de Ayuntamiento en Boadilla del Monte. Allí se encuentra el despacho del alcalde y del primer teniente de alcalde, según fuentes municipales. Buscaban los documentos relacionados con la adjudicación a la empresa Hispánica de la construcción de la ciudad deportiva de Boadilla. Los agentes judiciales solicitaron además varios contratos de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda de Boadilla (EMSV). Un portavoz municipal aclaró que los agentes se limitaron a reclamar la documentación, que les fue entregada en el acto.

El Ayuntamiento de Boadilla adjudicó el 10 de mayo de 2007 el contrato para la construcción del "parque del deporte y la salud de Boadilla del Monte" a la empresa Construcciones Hispánica. La inversión, de 29,6 millones de euros, era la más cuantiosa realizada por el Consistorio de Boadilla. Tan sólo 15 días después de adjudicar el contrato, Tomás Martín Morales, ex asesor de confianza del ex alcalde, recibió 660.000 euros en tres ingresos (150.000, 210.000 y 300.000 euros) en una cuenta de dinero negro hallada por la policía en una de las empresas de la trama. En la referencia de la primera entrega figura un nombre (Santo) y una referencia ("Albondiguilla, América, Albondiguilla"), según el auto.

El diputado regional Alfonso Bosch, que compatibiliza el cargo con la gerencia de la EMSV, y Tomás Martín Morales intermediaron "para obtener la adjudicación del proyecto de construcción de la ciudad deportiva a la empresa Hispánica", según consta en el auto que el juez Baltasar Garzón dictó el pasado jueves.

Los grupos de la oposición (Alternativa por Boadilla y PSOE) denunciaron el proceso de adjudicación por considerarlo irregular. El Ayuntamiento de Boadilla encargó dos informes para valorar las ofertas que presentaron las empresas aspirantes a llevarse el jugoso contrato. Pero el resultado de ambos exámenes fue contradictorio. El realizado por técnicos municipales para Urbanismo concluyó que la mejor propuesta era la de la constructora Sacyr. Sin embargo, otro informe elaborado por un cargo de confianza del ex alcalde Arturo González Panero (imputado en la trama) para el área de Deportes decidió que la mejor oferta era la de Hispánica.

El portavoz del grupo Alternativa por Boadilla, Angel Galindo, reclamó ayer al nuevo alcalde, Juan Siguero, "que revise la adjudicación urgentemente en un pleno extraordinario y adopte las medidas necesarias para defender el patrimonio municipal". Por su parte, el portavoz del grupo socialista local, Pablo Nieto, insistió en que era "una práctica habitual que un cargo de confianza del ex alcalde firmara un informe relevante para la adjudicación definitiva y a las dos semanas otro cobrara la comisión". Nieto denunció que se hicieran "dos valoraciones diferentes de las empresas que concurrieron, pero al final ganó la tasación elaborada por una persona de confianza del ex regidor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 2009