Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos de corrupción vinculados al PP

Camps: "Yo me pago mis trajes"

La dirección del partido asiste a una conferencia del presidente valenciano para escenificar públicamente su respaldo al líder implicado en la trama

"Claro, yo me pago mis trajes y cuando vayan pasando los días iremos viendo cómo se resuelve esto", ha respondido el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, interrogado por la trama de corrupción que dirigía Francisco Correa, informa Carlos E. Cué. Camps se ha defendido así de las acusaciones que le implican en el caso Gürtel durante una conferencia organizada por el foro Abc, su primer gran acto público en Madrid desde que surgiera el escándalo, donde ha estado respaldado por la plana mayor del PP, decidida a defender la inocencia del presidente valenciano.

Después de que la dirección del partido forzara la suspensión temporal de militancia de todos los miembros imputados en la investigación que lleva el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, a excepción del presidente valenciano y su mano derecha, Ricardo Costa, secretario general del PP en esta comunidad, Mariano Rajoy, Manuel Fraga, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón, Rita Barberá, Soraya Sáenz de Santamaría, Pío García Escudero y el propio Costa, entre otros destacados dirigentes, han acudido a la conferencia de Camps para escenificar públicamente la unidad de la formación en torno al líder valenciano. Junto a ellos, se han desplazado numerosos empresarios. Los asistentes han posado juntos para la prensa en una instantánea similar a la de hace un mes en la sede del partido en la calle Génova, en la que Rajoy defendió la honorabilidad del partido.

Tras un discurso, en la que ha reivindicado los logros del PP durante los dos gobiernos de José María Aznar, Camps ha respondido a las preguntas del director de ABC sobre una posible cacería contra él y contra el PP. "Tengo tranquilidad absoluta, llevo 20 años dedicados a la política y tengo la fuerza y la ilusión para seguir", se ha defendido Camps, que ha afirmado que "nadie ha demostrado que haya ocurrido nada en ninguna adjudicación de la Comunidad Valenciana y son más de 3.000 adjudicaciones cada año". "Nadie ha encontrado la más mínima duda", ha añadido.

Respecto a la existencia "militantes del PP "de primera y segunda", en relación a las sospechas de que los populares habían dado un trato favorable a Camps y a Costa a pesar de estar implicados en la operación Gürtel, el presidente ha asegurado que "son todos iguales".

El pasado 19 de febrero, al conocer la información publicada por EL PAÍS en la que se anticipaba que Camps estaba entre los implicados, el presidente valenciano compareció ante la prensa con carácter de urgencia para desmentir cualquier vinculación con la trama. Posteriormente recibió el aplauso de todos sus compañeros en el Parlamento de Valencia, tal y como había preparado el propio Costa.

Objeto de "gravísimos ataques"

La secretaria general del partido, María dolores de Cospedal, trasladó la semana pasada el "apoyo" de la dirección al presidente valenciano. "Está siendo objeto de gravísimos ataques con el fin de menoscabar su imagen pública e institucional", afirmó tras la decisión de Garzón de enviar al Tribunal Superior de Justicia de Valencia parte del caso Gürtel al involucrar a Camps y a Costa.

En opinión de Cospedal, los "ataques" no se corresponden "con la naturaleza de los hechos relatados por el juez en su auto", en referencia a los supuestos pagos en trajes por valor de 12.783 euros. Para Cospedal, las facturas no son prueba suficiente. "Yo no voy a dar por buenos hechos que no están comprobados. El Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana decidirá", afirmó la número dos del PP, al ser preguntada por si aceptar regalos de un empresario no es violar el código ético del PP. De todos dirigentes implicados en la trama, sólo Camps y Costa no han puesto su carné a disposición del partido. Al margen de los alcaldes que han abandonado su cargo, los tres diputados autonómicos de Madrid que aún no han sido imputados al ser aforados ofrecieron su salida, pero la dirección del PP no se la ha aceptado aún a la espera de que sean imputados por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. A parte del supuesto pago en trajes, la mayor preocupación para los populares es la acusación de financiación ilegal. Garzón considera que existen indicios al producirse pago de 420.000 euros en diciembre de 2002 además de haberse abonado con dinero negro parte de los gastos del congreso del PP valenciano en septiembre de 2002.

El PSOE ha censurado a través de su secretaria de Política Institucional y Autonómica del PSOE, Mar Moreno. "El homenaje a Camps denota lo poco que afectan al PP las acusaciones de corrupción y su manera de sacar pecho frente a actuaciones judiciales", ha indicado.

Por otra parte, el consejero de Gobernación valenciano, Serafín Castellano, ha insistido en que tiene la conciencia "tranquilísima" respecto a las adjudicaciones de contratos realizadas desde sus responsabilidades de gobierno porque, ha reiterado que son "absolutamente legales y regulares". Preguntado si ha hablado recientemente con Camps, ha afirmado que habla con él "siempre que es necesario", puesto que cuestiones como "la seguridad, las emergencias, el desarrollo estatutario" hace que tengan que hablar "mucho", como es propio de un gobierno que funciona de manera "coordinada y eficaz".