Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta en Corea del Norte por el despliegue de EE UU en el Sur

Corea del Norte puso ayer sus tropas en posición de combate y amenazó con "la guerra" a su vecino del Sur si trata de interceptar el satélite que, "con fines pacíficos", pretende poner en órbita el régimen de Pyongyang. Sin embargo, Seúl y Washington, que iniciaron ayer unas maniobras militares conjuntas en las que participan decenas de miles de soldados, creen que lo que Corea del Norte intenta es probar un nuevo misil estratégico de 6.000 kilómetros de alcance. El Taepong-2, capaz de alcanzar las costas de Alaska, utiliza la misma lanzadera que el supuesto satélite.

En protesta por las maniobras conjuntas, que Pyongyang tacha de "provocación", el poderoso Ejército norcoreano -1,2 millones de soldados- cortó la línea telefónica directa establecida a principios de esta década con las Fuerzas Armadas de Corea del Sur. La línea, además de para impedir que un incidente cualquiera desate un conflicto a través de la frontera más militarizada del mundo, sirve para facilitar información sobre los movimientos de hombres y mercancías en la zona económica especial de Kaesong, establecida por Pyongyang en el extremo suroeste del país, fronteriza con Corea del Sur.

Desvío de aviones

El viernes pasado el Norte anunció que, debido a las maniobras, no podía garantizar la seguridad de los aviones comerciales surcoreanos que sobrevolaran su espacio aéreo, así como la de los barcos que naveguen por la zona oriental del mar del Este. Esto ha forzado el desvío de las líneas marítimas comerciales y de unos 200 vuelos civiles hasta que el próximo día 20 finalicen los ejercicios conjuntos de los Ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos.

Japón ha hecho un llamamiento a la calma. Tokio teme que la actual tensión termine por dar al traste con el calendario alcanzado en las negociaciones a seis bandas (China, Rusia, Japón, EE UU y las dos Coreas) para que Pyongyang desmantele su arsenal y su capacidad nuclear. El acuerdo se firmó en otoño de 2007 pero en los últimos meses, Corea del Norte no sólo no ha proseguido con el plan de desnuclearización, sino que parece estar realizando algunos movimientos contrarios.

Por otra parte, la agencia oficial del régimen comunicó que en las elecciones parlamentarias del domingo el llamado "querido líder", Kim Jong-il, obtuvo su escaño por el 100% de los votos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 2009