Reportaje:

Octavio Paz, poeta del tiempo

Mañana, con EL PAÍS, una antología del Nobel de Literatura por 8,95 euros

En el discurso que dio Octavio Paz (México, 1914-1998) cuando recibió el Nobel de Literatura en 1990 aparecen gran parte de las claves que servirían para entender a uno de los grandes poetas hispanoamericanos. La lectura se llamaba La búsqueda del presente y es una explicación de su poesía, de sus ensayos y de su forma de experimentar y narrar el mundo. "Escribo sobre lo que he vivido. Vivir es también pensar y, a veces, atraviesas esa frontera en la que sentir y pensar se funden: la poesía". Habló del tiempo, de la lengua, del sentirse de un lugar, del espacio, de la modernidad, del mundo en que vivía...

El poeta -de difícil clasificación- era un cosmopolita que apostó por la experimentación y el inconformismo, de cualquier tendencia, corriente o pensamiento. Era un hombre moderno que se sentía de aquí y de allá (además de en su país, vivió en Francia y en la India como diplomático, pasó por España en solidaridad con las tropas republicanas y estudió en Estados Unidos) para estar en constante peregrinación hacia la modernidad, un término que aseguraba que no existía: porque hay tantas como sociedades.

Más información
Los frutos lúcidos

De la ficción del tiempo que siempre vivió, contó en el discurso que leyó en Oslo, que sólo lo resolvió con sus versos y escritura. "La poesía está enamorada del instante y quiere revivirlo en un poema; lo aparta de la sucesión y lo convierte en presente fijo".

Su obra poética comprendida entre 1933 y 1957 aparece recogida en Libertad bajo palabra (1960). Otros de los libros del literato que consideraba que cada aventura poética es distinta y que cada poeta planta un árbol diferente son: Días hábiles (1961), Salamandra (1962), Ladera este (1969), El mono gramático (1974) y Vuelta (1976).

Octavio Paz, poeta y premio Nobel.
Octavio Paz, poeta y premio Nobel.RICARDO GUTIÉRREZ
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS