Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Células madre más seguras para trasplantes

Conseguir células madre reprogramando las de cualquier tejido adulto, sin utilizar virus y sin que al final contengan modificación genética alguna, se acerca mucho al sueño de los científicos que buscan terapias celulares para diversas enfermedades. Una nueva técnica que se hace pública hoy en Nature produce células madre mucho más seguras para futuros trasplantes que técnicas anteriores, aunque queda por ver que son totalmente normales. Los experimentos se han hecho en ratones y en humanos partiendo de células de la piel (fibroblastos).

Desde 2007 se conseguían células madre pluripotentes inducidas (llamadas iPS) reprogramando células de cualquier tejido (especializadas) de forma que volvieran a la infancia, y para ello se utilizaban cuatro genes introducidos mediante virus. La modificación permanente en el ADN de la célula que causaba la inserción hacía muy peligrosa su utilización en medicina, por el riesgo de cáncer, aunque está permitiendo avanzar mucho en la investigación en células madre.

De una vez sin virus

Ahora, investigadores de Canadá y Reino Unido han unido sus conocimientos para insertar de una vez los cuatro genes sin utilizar virus y, después de la reprogramación, hacer desaparecer estos genes y también cualquier rastro en el genoma.

Las células así obtenidas tienen todas las características de células madre, aseguran Keisuke Kaji, de la Universidad de Edimburgo, y Andras Nagy de la Universidad de Toronto, autores de los dos trabajos. "Este nuevo método hará avanzar el área de medicina regenerativa y nos ayudará a entender mejor las enfermedades y probar nuevos medicamentos", ha dicho Kaji. "Hemos encontrado una forma eficiente y segura de crear nuevas células para el cuerpo humano que evita el desafío del rechazo inmunitario", ha explicado Nagy.

A pesar del optimismo que ambos manifiestan, otros expertos no están tan seguros. "Las pruebas que han hecho no llegan a demostrar que son verdaderamente células madre pluripotentes humanas", ha comentado Robin Lovell-Badge. Y aunque lo fueran, el camino será largo, porque todavía no se conoce cómo controlar la diferenciación de las células madre así obtenidas en células de los tejidos deseados, como neuronas o células del corazón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de marzo de 2009