Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Hay un Gobierno común contra la crisis"

Zapatero asegura en Bruselas que no existe ningún plan para intervenir bancos

Alcanzado el ecuador de las cumbres realizadas y previstas por los europeos para responder a la zozobra que hace temblar al mundo, José Luis Rodríguez Zapatero sentenció ayer: "Hemos establecido un Gobierno común ante la crisis económica y financiera". En una Bruselas celosa de los procedimientos extrañó la revelación del mandatario. No trascendió que otros dirigentes hablaran de Gobierno común europeo y uno de ellos, interrogado repetidamente sobre el tema, respondió: "El colega español es muy entusiasta". También aseguró Zapatero que "no hay ninguna intención ni ningún plan para intervenir" entidades financieras españolas.

La cumbre informal de ayer era la cuarta celebrada por los dirigentes europeos para tomar medidas frente a una crisis cuya auténtica dimensión se ignora y que ha llevado a algunos escépticos a hablar de que los Gobiernos están superados y actúan a ojo. Reuniones en la cumbre hubo en octubre, noviembre y diciembre, y a la cita de ayer seguirá el Consejo Europeo de mediados de marzo, la cumbre del G-20 en abril y una monográfica sobre el empleo en junio. "Es lo que estamos haciendo", respondió Zapatero a la pregunta de que fuera más explícito sobre ese "Gobierno común", sus objetivos y modo de operar.

"El Gobierno común es algo excepcional porque excepcional es el alcance de la situación, desconocida desde la Segunda Guerra Mundial. Alcanza a todos los países, continentes y sectores", dijo antes de pasar a enumerar las medidas de socorro adoptadas y por adoptar e insistir en la imprescindible coordinación que evite recelos y reproches como los ya aireados entre países e incluso entre bloques (nuevos contra antiguos socios de la UE). "El Gobierno común se ha comprometido a trabajar sin descanso y a coordinarse lo más intensamente posible", señaló Zapatero.

Ante quienes mantienen que hay demasiadas reuniones sin que la situación económica deje de deteriorarse, el presidente del Gobierno español esgrime la iniciativa de octubre que garantizó los depósitos y evitó que se fundiera el sistema bancario. Entonces se evitaron caídas bancarias y por ahora no hay planes para intervenir entidades financieras. "Lógicamente, el Banco de España, que es a quien corresponde y quien tiene la posibilidad, está evaluando el devenir de las instituciones financieras, pero no tenemos ningún plan para hacer ningún tipo de intervención", dijo.

Reiteró también que en este marzo y en abril empezarán a notarse los resultados del estímulo económico español y se dijo "absolutamente convencido" de que el plan de ayuda al sector del automóvil contará "con el beneplácito de la Comisión Europea".

Dejándose llevar por el entusiasmo que vio en él el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, Zapatero considera "extraordinariamente positivo" la emergencia de un Gobierno común y la coordinación de políticas. "Ojalá que la crisis tenga como resultado político el reforzamiento de la UE", señaló. Balkenende no quiso entrar en la idea del Gobierno común, tampoco defendida por Nicolas Sarkozy ni por la presidencia checa de turno o por el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de marzo de 2009