España arranca 43.500 hectáreas de viñedo, el 44% de lo solicitado

La prima por hectárea supera los 5.000 euros

España arrancará en 2009, primer año en la aplicación de la Organización Común de Mercado (OCM) del vino, un total de 43.534 hectáreas pertenecientes a 13.160 solicitudes, con una prima global de 233,8 millones de euros. Ello supone más de 5.000 euros por hectárea arrancada de forma voluntaria.

La reforma de la OCM del vino contempla, entre las medidas más importantes para limitar el potencial productivo en los países comunitarios y ajustar más la oferta a la demanda, la posibilidad de arrancar hasta un total de 175.000 hectáreas de viñedos en tres años, con un presupuesto para el pago de primas por abandono de 464 millones de euros para este año. En el segundo año, los fondos disponibles serán 334 millones, y ascenderán a 276 millones el tercer año.

España presentó el pasado otoño algo más de 28.000 peticiones de arranque por un volumen de 98.115 hectáreas, de las que 66.000 correspondían a Castilla-La Mancha.

Frente a estas solicitudes, Bruselas dio luz verde a 15.620 solicitudes con una superficie de 47.562 hectáreas y un importe conjunto de 236 millones de euros. Esos fondos suponían el 45,9% del total de los recursos comunitarios para el arranque de este año. Realizados los correspondientes controles en las comunidades autónomas, se produjo un ligero ajuste a la baja de la superficie que finalmente se va a arrancar, fijándose la cifra final en 43.534 hectáreas de 13.160 beneficiarios.

De ese volumen, más de 31.000 hectáreas corresponden a 8.177 viticultores de Castilla-La Mancha. En segundo lugar, se encuentra la Comunidad Valenciana, con 2.600 hectáreas, seguida de Aragón (2.293 hectáreas); 1.930 en Extremadura; 1.871 en Murcia; 1.523 en Navarra, y 943 en Andalucía, entre las más importantes. En Castilla y León los arranques son de apenas 141 hectáreas. No se arrancarán viñedos en Galicia o en La Rioja.

Por otra parte, el Gobierno aprobó en el último Consejo de Ministros el real decreto sobre las medidas de apoyo al sector vitivinícola. En los últimos meses, a falta de esta disposición, el desarrollo de la campaña se ha hecho a través de circulares del Fondo Español de Garantía Agraria, especialmente para las entregas a la destilación para usos de boca. Faltaban por regular los mecanismos para la puesta en marcha de los programas de apoyo para la promoción en terceros países, para los que habrá una subvención comunitaria de hasta el 50%.

El sector vitivinícola ha lamentado esta semana el retraso de la publicación del real decreto. Ese retraso limita la actuación de una de las medidas más importantes que contempla, la promoción del vino español en terceros países, que cuenta con un presupuesto de 16 millones de euros. No obstante, los responsables del sector explicaron que la medida supone la financiación de proyectos con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero. El secretario general de la Federación Española del Vino (FEV), Pau Roca, reclamó que las comunidades autónomas actúen con rapidez "y pongan los menores problemas posibles para superar la crisis", informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 01 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50