Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pekín presiona para que no se subasten dos bronces chinos de Yves Saint Laurent

El Gobierno chino está decidido a impedir que salgan a subasta dos cabezas de bronce chinas pertenecientes al diseñador Yves Saint Laurent y a su compañero y antiguo socio Pierre Bergé. Las piezas son una minúscula parte de la colección personal de objetos artísticos de toda clase y de antigüedades valiosísimas que pertenecieron al diseñador fallecido y a su pareja y que desde el próximo lunes hasta el miércoles se venderán al mejor postor en una monumental subasta que hará historia y que se celebrará en el Grand Palais, en París, a un paso de los Campos Elíseos.

El Gobierno chino asegura que las piezas en litigio, una cabeza de conejo y otra de rata, fueron en su tiempo adornos de una fuente que animaba el jardín del Palacio de Verano del emperador Qialong, cercano a Pekín, y que pertenecían a un grupo que, completo, representaba los 12 animales del zodiaco chino. El palacio fue destruido y saqueado por tropas inglesas y francesas en 1860.

Un portavoz del Gobierno chino aseguró la semana pasada que las dos estatuas, que pueden valer cada una de 8 a 10 millones de euros, deben volver a China porque fueron sacadas del país por "invasores", según informaba ayer The New York Times. Un grupo de abogados chinos intenta, pues, parar o interrumpir la subasta apelando al origen de las piezas. Christie's, la firma encargada de la subasta, asegura que las dos estatuillas fueron adquiridas legalmente y que pueden ser subastadas sin problema. El propio Bergé comentó al enterarse de las pretensiones chinas, según Le Nouvel Observateur: "Los chinos harían mejor en preocuparse por los derechos humanos".

La subasta, que desperdigará para siempre los más de 700 objetos coleccionados a lo largo de más de 40 años por el famoso diseñador y su pareja para adornar sus distintas casas, contiene, entre otras cosas, cuadros de Degas y Matisse. El valor completo de todo ello está entre los 200 y 400 millones de euros. Bergé ha asegurado que donará el dinero a la lucha contra el sida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 2009