Pakistán admite que los atentados de Bombay se prepararon en su suelo

Islamabad detiene a seis presuntos terroristas involucrados en la matanza

Pakistán reconoció ayer por primera vez que hay una trama paquistaní en los atentados de Bombay del pasado noviembre. Al anunciar la detención de seis miembros del ilegalizado Lashkar e Toiba involucrados en ellos, el responsable del Ministerio del Interior, Rehman Malik, admitió que aunque "los hechos se produjeron en India, parte del complot se urdió en Pakistán".

"Hemos emprendido acciones legales contra los cerebros y organizadores de los ataques por complicidad, conspiración y planificación", anunció Malik en conferencia de prensa. Según los datos que facilitó, seis de ellos están ya detenidos y otros dos en búsqueda y captura. Pakistán ha dicho desde el principio que quiere juzgar a los responsables y se niega a su extradición, como pide India.

Uno de los acusados es residente en Barcelona, según el ministro del Interior

Más información

Es la primera vez que Pakistán admite que un atentado cometido en el extranjero se ha gestado en su territorio. El gesto, bien recibido en Nueva Delhi, constituye un giro importante en la política de negación con la que Islamabad reaccionó inicialmente a los ataques que dejaron 173 muertos. Poco después tuvo que admitir que el único detenido era un paquistaní. Así, cuando el presidente, Ali Zardari, aseguró que su país ofrecía "toda su cooperación" para encontrar al resto de los responsables, el Gobierno indio reaccionó con escepticismo.

Precisamente ayer se produjo la primera conversación telefónica entre Zardari y el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que coincidieron en la necesidad de una estrategia conjunta para resolver los problemas de la región.

"Los atacantes salieron de Karachi en un barco alquilado en la provincia de Baluchistán", declaró Malik confirmando las sospechas indias. El ministro citó como cerebro de la operación a Hamad Amin y también dijo que se había detenido a Zarrar Shah, el militante de Lashkar e Toiba que envió un correo electrónico en el que esa organización islamista violenta se responsabilizaba de los atentados. Desde el pasado diciembre, decenas de militantes de Lashkar y otros grupos afines han sido puestos entre rejas ante las presiones indias e internacionales.

Malik trató de quitar hierro al hecho de que los terroristas usaran el suelo paquistaní mencionando que también usaron otros países. Entre los ejemplos mencionó España de donde, según dijo, se enviaron los 238 dólares (184 euros) con los que se alquiló un dominio en Internet para facilitar la comunicación de los implicados en el atentado. Entre los detenidos hay un paquistaní residente en Barcelona, Javad Iqbal, al que la policía capturó cuando regresaba a su país, aunque el ministro no entró en detalles.

El hotel Taj Mahal de Bombay en llamas durante el ataque terrorista de noviembre pasado.
El hotel Taj Mahal de Bombay en llamas durante el ataque terrorista de noviembre pasado.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50