Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA renegoció 6.565 millones en créditos a clientes con problemas

El banco redujo la morosidad al pactar nuevas condiciones - La entidad recortó en 7.500 millones los préstamos a empresas del sector del ladrillo

"En el banco nos pensamos hasta cinco veces antes de denegar un crédito porque las entidades tenemos cada vez más peso en el sistema y, por lo tanto, más responsabilidad", afirmó Francisco González, presidente del BBVA durante la presentación de resultados. Según los datos de la memoria anual, el BBVA decidió renegociar créditos, sobre todo a empresas, pero también a particulares para evitar que se conviertan en morosos. En total, revisó créditos por 6.565 millones, lo que supone el 1,78% de la cartera total de préstamos del BBVA. La mayor parte de ellos son de empresas, pero también hay algunos préstamos al consumo e hipotecarios.

Habitualmente este tipo de modificaciones supone alargar los plazos para disminuir las cuotas o bien modificar el tipo de interés para que sea más asequible al cliente. No es sólo una ventaja para la empresa, también lo es para el BBVA porque evita incrementar la cartera de dudosos en 6.565 millones y continúa ingresando los intereses y las comisiones correspondientes. Si los 6.565 millones hubieran pasado a morosos, la tasa del BBVA se elevaría a casi el 4% frente al 2,12% actual. No obstante, parte de estos préstamos ya están provisionados porque se han colocado en una partida denominada subestándar. En ella se incluyen los créditos que no son morosos pero podrían serlo en un plazo de tiempo. Es una categoría subjetiva y lo que pretende es prevenir problemas futuros.

Sólo 42 millones de los 498 de 'hipotecas basura' son por ahora morosos

Sin embargo, no siempre se echan salvavidas de este tipo a los clientes. Para que el banco tome esta decisión tienen que darse dos condiciones: la primera es que sean clientes con los que el banco trabaja desde hace muchos años. La otra es que no se dude de la viabilidad futura de la compañía, sino que se considere que atraviesa un mal momento porque la crisis les ha afectado con mucha dureza por estar en alguno de los sectores más afectados o por otras razones.

En ocasiones, el banco en lugar de refinanciar la deuda puede comprarles los activos. Esto se ha realizado sobre todo en el sector promotor e inmobiliario. El BBVA lo ha hecho en 2008 por valor de 730 millones.

El informe anual también señala que el BBVA tenía a cierre de año activos financieros vencidos, pero que aún no se consideraban dudosos -no habían pasado tres meses de impago- por importe de 2.561 millones.

El año pasado, este banco redujo un 14% su volumen de crédito al sector inmobiliario y constructor. Cerró el ejercicio con 47.682 millones en préstamos a las empresas del sector más problemático, el del ladrillo, es decir, el 13,8% del total. En 2007 tuvo 55.156 millones en este sector. Ha sido el único de los grandes sectores en el que el banco ha reducido la inversión crediticia.

El banco también facilita en la memoria la información sobre exposición a créditos subprime que ya adelantó a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, la SEC. El grupo tenía en EE UU hipotecas cuya calidad puede calificarse subprime por importe de 498 millones de euros a 31 de diciembre de 2008, de los que sólo 42 millones estaban vencidos o deteriorados en esa fecha. El banco no ha realizado ningún saneamiento del fondo de comercio de BBVA Compass, contabilizado en 6.643 millones de euros, pues considera que no ha habido deterioro de su valor.

En la memoria, registrada ayer en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, también se explica la actividad del BBVA en los paraísos fiscales. Desde 2004, el banco está reduciendo su actividad en estos países que están fuera de los controles legales. En ninguno de ellos se realiza banca privada, aunque sí banca comercial, como en las Antillas Holandesas para los clientes venezolanos.

"Al 31 de diciembre de 2008 se habían eliminado 36 establecimientos permanentes. Tres entidades más están en proceso de liquidación y otras seis que, como paso previo a este proceso, han cesado su actividad", dice el informe del banco. Según el anexo II, estas entidades han ganado unos 18 millones.

El BBVA también señala en su informe anual que el Banco de España y el Ministerio de Economía han puesto en 2008 sendas multas al banco (de uno y dos millones de euros, respectivamente) por el caso de las cuentas secretas del antiguo BBV en Jersey. La entidad ha recurrido esas multas. El Banco de España también ha sancionado a los administradores y directivos responsables, "ninguno de los cuales sigue en el banco", como recuerda el informe anual.

Asimismo, los anexos a la memoria revelan que el banco por Internet del grupo, Uno-e Bank, perdió 12,8 millones en 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2009