La hipoteca que arrastra el Consell duplica su presupuesto de un año

La Sindicatura estima las obligaciones en 25.212 millones

El presupuesto de la Generalitat para 2007 era de 12.900 millones de euros. Los gastos comprometidos a final de ese ejercicio sumaban 25.212 millones. El informe de la Sindicatura de Comptes correspondiente al ejercicio pasado revela que el gasto desplazado por el Consell a ejercicios futuros prácticamente duplica el presupuesto corriente. Y subraya que el Consell ha dejado de contabilizar 4.227 millones de euros correspondientes a esa hipoteca.

El debate de los presupuestos para 2009 ha puesto de manifiesto la escasa capacidad de maniobra del Consell para incidir sobre la economía real. El informe de la Sindicatura constata que esa falta de capacidad se arrastrará durante muchos años y afectará a este gobierno y a cualquiera que le suceda.

El servicio de la deuda copa el 65% del gasto que ya está comprometido

Según la información oficial remitida a la Sindicatura de Comptes, el órgano encargado de fiscalizar las cuentas de la Generalitat y sus empresas y entidades, el Consell arrastra una hipoteca de 1.915 millones de euros a pagar en 2008; 1.444 millones a pagar en 2009; otros 1.058, en 2010; 885, en 2011; y la friolera de 15.681 millones en años posteriores. En total, 20.985 millones de euros.

Pero la Sindicatura eleva la factura a 25.212 millones. "La sección con mayor volumen de gastos comprometidos es el servicio de la deuda, que con 13.641 millones de euros supone el 65% del total", explica el informe. Un total de "6.543 millones en concepto de intereses no devengados y 7.097 millones de euros de amortizaciones futuras".

El segundo bloque de gastos comprometidos por volumen corresponde a la Consejería de Sanidad, con un total de 3.938 millones de euros. La Sindicatura apunta los gastos para la construcción en curso del nuevo hospital de La Fe, estimados en 270 millones en obras y equipamiento, pero destaca "los compromisos por anualidades futuras derivados de los contratos de gestión integral", léase conciertos, de departamentos de salud.

Y advierte: "Se ha comprobado que no están previstas las anualidades futuras de los contratos de concesión para la asistencia sanitaria en las áreas de salud de Manises (1.055 millones de euros) y Elche Crevillent (975 millones)". También señala que el Consell no ha incorporado a la partida de gastos comprometidos en el área de Sanidad los 847 millones de euros de facturas acumuladas en los cajones de la Consejería de Sanidad hasta finales de 2006 que el Consell tiene previsto pagar entre 2008 y 2015 a los bancos que han adelantado su pago a los acreedores del Servicio Valenciano de Salud.

Los compromisos de la Generalitat con las universidades valencianas ocupan el segundo lugar por volumen de gastos desplazados a futuro. La Sindicatura de Comptes apunta que el Consell ha dejado de tener en cuenta los 296 millones de capital e intereses correspondientes a los cuadros de amortización de los planes de inversión de las universidades "asumidos por la Generalitat". Y, "como hechos posteriores", tampoco se han tenido en cuenta los convenios de colaboración firmados por la Consejería de Educación para pagar la deuda de 891 millones de euros que las universidades valencianas asumieron en mayo de 2008 para poder acabar el curso.

La Sindicatura también recuerda que el Consell ha dejado de anotar 135 millones de euros correspondientes al principal del convenio firmado en 2002 con Feria Valencia para la modernización de sus instalaciones "más los intereses correspondientes". Finalmente, el Consell tampoco ha tenido en cuenta otros 50 millones de euros de gastos comprometidos con diversos ayuntamientos para la construcción de centros escolares.El gasto sanitario es el gran agujero de las cuentas del Consell. El presupuesto de la Consejería de Sanidad para 2007 era de 5.089 millones de euros, el 40% del gasto de la Generalitat. Pero a lo largo del ejercicio recibió 421 millones de euros de otras consejerías para poder afrontar casi todos sus gastos.

El informe de la Sindicatura de Comptes apunta que la asistencia sanitaria consume tres quintos del presupuesto total de Sanidad, pero dedica especial atención a la evolución del gasto farmacéutico. La factura de farmacia representaba 886 millones de euros en 2001, pero ha crecido año tras año a una media del 9% anual hasta alcanzar los 1.445 millones de euros en 2007.

El Síndic incorpora a las conclusiones de su informe sobre el gasto en Sanidad un cambio de tono sobre ejercicios anteriores cuando asume como propias las alegaciones formuladas por el consejero de Sanidad.

La Sindicatura alude a la "necesidad de una gestión más efectiva" del gasto en Sanidad, pero señala cómo "la población de la Comunidad Valenciana ha aumentado desde el año 1999, base del cálculo del actual sistema de financiación (que entró en vigor en 2002) por encima de la media nacional, pasando de representar un 10,83% en aquel año a un 11,59% en 2008 sin que en el modelo de financiación estuviera prevista la actualización de este parámetro". A la vista de la evolución del gasto sanitario, el Síndic reivindica, pues, un nuevo modelo de financiación autonómica en sintonía con las demandas del Consell y de las comunidades autónomas que mayores incrementos de población han registrado en los últimos años, como Madrid, Cataluña o Murcia.

- Cuatro programas concentran el 58% del gasto de la Generalitat en 2007: asistencia sanitaria (25,1%), enseñanza secundaria (11,4%), prestaciones farmacéuticas (11,3%) y enseñanza primaria (10,2%).

Por orden de importancia, siguen los fondos destinados a financiar las universidades y la educación superior, que consume un 5,7% del gasto de la Generalitat durante 2007, un total de 729 millones de euros.

Pero el desglose del resto de capítulos de gasto por orden de importancia resulta revelador. El servicio de la deuda, el pago de intereses, consumió 485 millones de euros en 2007, representa el 3,8% del total de gasto y es el sexto programa por importancia en las cuentas de la Generalitat.

Las prestaciones externas concertadas por la Consejería de Sanidad siguen en importancia por volumen de gasto y consume 271 millones de euros.

El programa destinado a promoción y difusión de las artes, desagregado en una serie de becas y subvenciones, es el siguiente programa en importancia por volumen, con un gasto conjunto de 254 millones de euros, el equivalente a un 2% del total del gasto efectivamente consumido en 2007.

La política industrial (0,9%) y la vivienda y los proyectos urbanos (0,9%) son los últimos programas de gasto que superaron los 100 millones de euros en 2007.

- El balance de las cuentas de la Generalitat resulta indescifrable para la Sindicatura de Comptes. El informe relativo a 2007 apunta "como en ejercicios anteriores, no se ha podido verificar la razonabilidad de los saldos" que reflejan el inmovilizado en las cuentas de la Generalitat. "Esos epígrafes a 31 de diciembre de 2007 ascienden en conjunto a 12.433,9 millones de euros", cerca del 80% del total.

Como novedad en el ejercicio de 2007 y atendiendo a recomendaciones del Síndic, el Consell dotó un fondo para cubrir la depreciación de determinados inmovilizados materiales que forma parte del balance de la Generalitat como la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

De acuerdo con el informe del Síndic, la Generalitat ha invertido 684 millones de euros en la Ciudad de las Artes y las Ciencias pero el valor patrimonial de la sociedad es de 370 millones de euros, de modo que la Generalitat ha dotado 314 millones de euros para hacer frente a la depreciación de la entidad.

Le sigue la sociedad Proyectos Temáticos, que ha sido dotada con 246 millones para ajustar su valor patrimonial a la inversión real de la Generalitat.

El Circuito del Motor de Cheste ha sido dotado con 60 millones de euros y el Proyecto Cultural de Castellón, una entidad que tiene empleados pero que no desarrolla ninguna actividad, ha tenido que ser dotado con otros 41,5 millones de euros.

Los grandes proyectos emblemáticos han generado una deuda insoportable para la Generalitat, lo más duro es que empiezan a depreciarse a toda velocidad.

Gerardo Camps, vicepresidente económico, compareció ayer en la Consejería de Hacienda.
Gerardo Camps, vicepresidente económico, compareció ayer en la Consejería de Hacienda.

562 millones en el cajón de Sanidad

Rafael Vicente, Síndic mayor, destacó ayer "el esfuerzo" acometido por el Consell para reducir el volumen de las facturas acumuladas en los cajones del área de Sanidad por falta de crédito para pagarlas. Si a finales de 2006, las facturas pendientes de pago a los proveedores de Sanidad sumaban 1.224 millones de euros, a finales de 2007 eran de apenas 563 millones de euros.

Gerardo Camps, consejero de Hacienda, compareció ante los medios para celebrar ese espectacular recorte del 54% del volumen de facturas pendientes. Pero evitó recordar que los acuerdos adoptados por el Consell en abril de 2007 y febrero de 2008 desplazaron a ejercicios posteriores un total de 847 millones de euros. El Consell pactó con una gran entidad financiera para que adelantara los pagos pendientes a los proveedores que estuvieran dispuestos a renunciar a un porcentaje de sus ganancias, lo que ganaría el banco. El Consell cubrirá esos 847 millones en cuotas equivalentes entre 2008 y 2015.

El vicepresidente económico del Consell tampoco explicó que los proveedores de Sanidad que hayan evitado acogerse al pago anticipado, los grandes, los que pueden arrastrar deudas millonarias, devengan un interés por la demora de los pagos que se cifra en un 7% durante el primer año de retraso, pero que no deja de crecer año tras año, un tipo de interés que supera el que ofrece cualquier entidad financiera en el mercado.

El segundo esfuerzo acometido por el Consell y reconocido por el Síndic es la reducción a la mitad hasta 382 millones de euros, de los derechos pendientes de cobro de ejercicios anteriores, una figura que la Sindicatura ha cuestionado año tras año.

Las grandes cifras

- Gastos comprometidos: La auditoría eleva hasta 25.212 millones de euros la hipoteca del Consell a finales de 2007, 4.227 más de lo reconocido.

- Deuda: La deuda es la que se lleva la mayor parte del gasto comprometido en ejercicios futuros (65%). Por detrás, están los gastos sanitarios y la financiación de las universidades públicas.

- Facturas en los cajones: La Consejería de Sanidad tenía a finales del año pasado facturas en los cajones por importe de 563 millones de euros. Una cifra mucho menor que los 1.224 de 2006, que en parte fueron refinanciados a largo plazo.

- Grandes Proyectos: La sociedad pública de la Generalitat acabó 2007 en situación de quiebra, aunque redujo su deuda a largo plazo.

- CACSA: Los rectificados de las obras siguen lastrando las cuentas de la firma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50