Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CRISTINA GARMENDIA | Ministra de Ciencia e Innovación

"Tenemos un problema"

Cristina Garmendia (San Sebastián, 1962) sí cree que ha estado presente en el debate sobre el conflicto. Lleva meses recorriendo más de una decena de universidades para explicar la Estrategia 2015, encuentros de tres o cuatro horas en los que se le ha podido preguntar todo, explica. E incluso ha calculado el tiempo total que lleva dedicado a temas universitarios, "más del 50%" desde que es ministra. "Lo que más me preocupa es que, pese tener esa presencia, no se percibe", reconoce, "lo que quiere decir que tenemos un problema: no se está viendo que estamos pendientes del conflicto". La ministra dice que "comparte totalmente la preocupación de los universitarios por que exista una universidad pública de calidad". Ella (bióloga) estudió en la de Sevilla. "Yo también he sido estudiante y he formado parte de ese espíritu crítico que es inherente a la propia universidad".

Garmendia ha decidido renovar su equipo de comunicación y ha optado por empezar a hablar de forma más directa. "Nos ha faltado explicar qué podemos perder si nos quedamos fuera de Bolonia", acepta también. "Me preocupan tres cosas: la primera es que el debate se ha desenfocado, Bolonia se ha contado como una amenaza, cuando lo que intenta es ayudar a todo el sistema universitario europeo; la segunda, que esté marcado por la violencia, lo que es una falta de respeto a los cauces democráticos; y el tercero, el mensaje que se está dando a la sociedad de que la universidad es un espacio conflictivo, cuando no lo es, no es verdad". Hay que tener claras varias cosas, dice Garmendia. "Los movilizados representan alrededor del 0,05% de la población estudiantil total, sin embargo, su presencia en la Red es potente. Vamos a hacer un esfuerzo por estar ahí, queremos estar". Y la otra toca el quid de la cuestión: "El conflicto tiene difícil solución porque lo que quieren los que protestan es replantear un marco normativo que ya se ha plasmado en una legislación y eso no se pueden hacer". "Ahora bien, caben muchos futuros en Bolonia", aclara, "y vamos a garantizar que la transición a los nuevos títulos se haga bien porque necesitamos a la universidad pública para construir nuestro futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2008