Las estrellas de Hollywood, divididas ante la posible huelga de actores

El sindicato de intérpretes de cine y televisión mantiene sus llamamientos al paro

Organizar una huelga en tiempos de crisis no es fácil. El Sindicato de Actores estadounidense (Screen Actors Guild, SAG) vive una disputa interna desde que decidió convocar a sus miembros a votar a favor del paro el próximo enero. Para que salga adelante, el 75% de los actores tiene que aprobar la convocatoria, algo que esta vez, al contrario de lo que ocurrió con los guionistas el pasado año, no parece nada fácil.

Las facciones de Los Ángeles y Nueva York están enfrentadas abiertamente (Los Ángeles por el sí, Nueva York por el no) y a ellas se han unido ahora dos grupos de actores de entre los mejor pagados de Hollywood, que han prestado su nombre para hacer campaña a favor o en contra del paro.

Clooney, Tom Hanks y Cameron Díaz, entre otros, se oponen a los paros
Figuras como Mel Gibson, Ed Harris o Martin Sheen se declaran a favor

El pasado lunes se hacía pública una lista con más de un centenar de estrellas contrarias a la huelga que incluía a Tom Hanks, Glenn Close, George Clooney, Alec Baldwin, Billy Crystal, Morgan Freeman o Cameron Díaz. En su llamada al no subrayaban que "éste no es el momento de dejar a la gente sin trabajo". En el comunicado que acompañaba a sus firmas, los actores señalaban: "Ninguno de nuestros colegas de otros sindicatos está realmente contento con los acuerdos a los que llegaron con los productores. Pero dentro de tres años todos los convenios laborales de los actores habrán expirado y si actuamos conjuntamente tendremos una capacidad de presión increíble. Simplemente no creemos que este sea el momento para que nuestro sindicato genere más penurias económicas mientras mucha gente ya las está sufriendo". El SAG es el sindicato de actores más grande del país, pero hay otros como el AFTRA que también tienen fuerza. Cuando el convenio laboral de los actores expiró el pasado junio se llegó a hablar de fundir ambos colectivos para poder ejercer más presión en Hollywood, pero nunca ocurrió.

Tres días antes de que las estrellas llamaran al no a la huelga, el SAG hacía pública otra lista con 31 nombres que apoyaban el sí. Holly Hunter, Ed Harris, Mel Gibson y Martin Sheen estaban entre ellos, pero el resto eran poco conocidos para el gran público. Varios de ellos han grabado mensajes en vídeo con los que hacer campaña a través de la web del sindicato.

La dirección del sindicato con base en Los Ángeles, que bajo la batuta de Allen Rosenberg, su presidente nacional y Doug Allen, su director ejecutivo, han dirigido las negociaciones con la patronal de los productores AMPTP (Alliance of Motion Picture and Television Producers), optó por pedir el voto para ir a la huelga después de seis meses de infructuosas negociaciones que sólo han generado un borrador de contrato con el que los actores apenas recibirían beneficios residuales por la emisión de sus trabajos en nuevas plataformas como Internet o blackberrys. La gran mayoría de los 120.000 miembros vive, efectivamente, de ese tipo de beneficios.

Sin embargo, los actores neoyorquinos, representados por Sam Freed, prefieren aceptar la propuesta de los productores, que, aunque nadie considera positiva, tendrá que renegociarse cuando el contrato vuelva a expirar en tres años. No es casualidad que sean precisamente los intérpretes con base en la Gran Manzana los menos favorables a esta huelga: la ciudad de los rascacielos es una de las que más ha sufrido el golpe de la crisis económica por la que atraviesa el país. Pero tampoco es casualidad que muchos de los actores mejor pagados de Hollywood prefieran evitar el paro: la mayoría no sólo actúan, sino que ejercen de productores, como en el caso de George Clooney, Charlize Theron o Morgan Freeman.

El pasado lunes se celebró un encuentro informativo en Nueva York al que acudieron más de 300 actores y en el que los ánimos se calentaron hasta tal punto que hubo gritos a favor de la dimisión de Rosenberg y Allen, quienes fueron acusados de "ineptos" y "mentirosos" según relataba en su blog Deadline Daily Nikki Finke, quien se ha convertido en una de las fuentes de información sobre los entresijos de Hollywood más respetadas de la blogosfera. Hoy se celebrará en Los Ángeles otra reunión que podría ser clave para decidir si hay quórum para seguir adelante con la convocatoria o hay que dar marcha atrás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50