El ministerio asegura la continuidad de las ayudas a los 'arrantzales'

La captura de la anchoa en el Golfo de Vizcaya sigue siendo motivo de discrepancia entre el Gobierno central, que defiende el mantenimiento de la veda al menos hasta julio de 2009, y el Ejecutivo vasco y el sector pesquero, que abogan por una reapertura controlada. Este enfrentamiento se escenificó ayer por enésima vez y, en medio de él, el secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, garantizó que el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, en coordinación con las comunidades autónomas, volverá a habilitar el próximo año las ayudas correspondientes para tripulantes y armadores ante el cierre de la pesquería durante el primer semestre. El anuncio no consuela a los arrantzales, que cren "insuficientes" esas ayudas.

Martín Fragueiro se reunió en Madrid con los representantes de la flota de cerco del Cantábrico que captura anchoa e insistió en que los informes científicos concluyen que la pesquería no se ha recuperado lo suficiente. La biomasa ronda las 28.000 toneladas, mientras que el mínimo recomendado se sitúa en las 30.000. "Muy a nuestro pesar, la pesca de la anchoa debe seguir cerrada", subrayó, para añadir que se trata de la propuesta de la Comisión Europea y que España la acepta.

Plan de gestión

En este contexto, el secretario general del Mar se comprometió a implicar al sector en la elaboración del plan de gestión de la pesquería de la anchoa que está previsto realizar, labor que realizarían de forma conjunta con los científicos y con los representantes de la UE y de las administraciones central y autonómicas. "Se trata de buscar un mejor modelo de gestión y que los pescadores puedan tener un porvenir asegurado", apuntó.

Precisamente su porvenir es lo que ponen encima de la mesa los arrantzales para reclamar la apertura de la pesquería con un Total Admisible de Capturas (TAC) "pequeño": 7.000 toneladas. "No vamos a discutir los informes de los científicos, pero nuestra situación económica es insostenible" tras cuatro años de veda, insistió el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Vizcaya, Iñaki Zabaleta. Su homólogo en Guipúzcoa, Eugenio Elduayen, coincidió en que ese nivel de captura con "gran control es viable".

El consejero de Pesca, Gonzalo Saenz de Samaniego, también defendió "una ligera apertura" para "aliviar el padecimiento" del sector. Lo hizo tras participar en el Consejo Consultivo de Pesca, presidido por la ministra, Elena Espinosa, y previo al Consejo de Ministros de Pesca que se celebrará el jueves y el viernes próximos en Bruselas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50