La crisis frena inversiones de 210 millones en proyectos energéticos

Dos de las cinco plantas de biocombustibles del Puerto bilbaíno, en el aire

Los altos precios del petróleo impulsaron esta década los proyectos para producir biocombustibles, pero la crisis económica también empieza a hacer mella en este sector. De las cinco previstas en el Puerto de Bilbao, ahora sólo están aseguradas tres plantas de biodiésel, promovidas por Bionor, Acciona y Petronor. Los promotores de la única fábrica de bioetanol contemplada -el grupo Abengoa y el Ente Vasco de la Energía (EVE)- han decidido paralizarla por los problemas de financiación y las restricciones del mercado. Sobre el otro proyecto de biodiesel, de la compañía Capital Energy, no hay datos, después de que sus promotores previeran su puesta en marcha en 2011. Ambas suman inversiones que superan los 210 millones de euros.

La planta del EVE y Abengoa, de 180 millones, parada por falta de financiación

La planta de Abengoa y el EVE era, además, la mayor inversión de todas, con cerca de 180 millones de euros, según los últimos cálculos. Iba a ocupar 76.000 metros cuadrados en la zona industrial del Puerto de Bilbao, en el municipio de Zierbena, para producir 126 millones de litros anuales. La compañía creada para el proyecto, Bioener Energy, empezó a funcionar en 2005.

Pero la planta, que pretendía empezar su producción en 2005, ha tenido que paralizarse por dos motivos fundamentalmente, según informó Cinco Días. El primero es que la financiación iba a realizarse con créditos y la garantía del proyecto, lo que ha sido imposible con actual situación financiera. La segunda razón es que Abengoa tiene cubiertas sus previsiones de producción hasta 2011. La fábrica iba a generar mil puestos de trabajo durante su construcción y otros 65 en el periodo de funcionamiento.

La planta de Capital Energy contempla una inversión de 33 millones y tiene reservada una superficie de 20.500 metros cuadrados en la misma zona del Puerto bilbaíno. Pese a los requerimientos de este diario, ningún responsable quiso comentar la marcha del proyecto (se calculaba su puesta en servicio en 2011), aunque fuentes del sector señalan que el proyecto también está parado.

Las más avanzadas son las plantas que promueven Bionor y Acciona, ambas en fase de pruebas y cuya puesta en marcha se ha fijado para principios del inminente año. Las inversiones de los dos proyectos superan los 50 millones de euros. La tercera es la de Petronor, en fase de ejecución del proyecto, pero cuya realización es garantizada por la petroquímica. La inversión es de 60 millones de euros y la intención es que empiece a producir en 2010.

Hoy día sólo está operativa una planta de biocarburantes en Euskadi, la promovida por Bionor en la localidad alavesa de Berantevilla, inaugurada en 2003.

Los impulsores de la fábrica de biodiesel de Acciona, a través de la empresa Biodiesel Bilbao, creen que el sector está en mejor situación que otros para afrontar la crisis. "Si son correctamente gestionados, son un producto sostenible que debe incorporarse al mix energético en el transporte y contribuir a que este sector deje de seguir dependiendo en un 99% de las importaciones de petróleo", señalan fuentes de Acciona. Con la aplicación de la ley española que establece que en 2010 los biocombustibles supongan el 5,83% del combustible de automoción, "se deberá ampliar necesariamente nuestro mercado", señalan.

Pero la realidad es que en la actualidad sólo existen 12 puntos de venta de biodiesel en Euskadi y el pasado año el consumo en toda la comunidad autónoma no llegó al 1% del total de combustibles. Los planes del Gobierno pasan porque la producción se eleve en 2010 a 270.000 toneladas como mínimo, lo que supone más de veinte veces el actual consumo de este producto (13.000 toneladas el año pasado). El EVE, el organismo público que impulsa la sustitución progresiva en la comunidad autónoma de los combustibles fósiles, ha calculado que en tres años habrá 60 puntos de venta de este carburante.

En términos porcentuales, el objetivo del Gobierno vasco dobla el de la Unión Europea: situar el consumo de este tipo de combustibles en el 11,9% del total en 2010. Pero el propio Ejecutivo no ha regulado su utilización obligatoria en su amplísima flota de vehículos.

Combustibles inagotables

- Los carburantes ecológicos son combustibles que pertenecen a la familia de energías renovables, es decir que no se pueden agotar como el petróleo. Tienen unas características similares a los convencionales (los de origen fósil) y pueden utilizarse en los motores de los vehículos en sustitución de gasolinas y gasóleos. Los más comunes son el bioetanol y el biodiésel.

- El bioetanol se obtiene a partir de cereales, alcohol vínico o biomasa lignocelulósica, mediante una serie de procesos que culminan en una destilación. Puede emplearse puro o mezclado con gasolinas. Serviría para los coches con motor de gasolina.

- El biodiesel está dirigido a los vehículos que funcionan con gasóleo. Este carburante se obtiene tras un proceso de estratificación de aceites vegetales, puros o ya usados, incluso de grasas animales. Puede utilizarse puro o en mezclas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50